Dislipidemias

ACTA DE REUNIÓN DE EQUIPO DE MEDICINA FAMILIAR

PONTIFICA UNIVERSIDAD JAVERIANA

DISLIPIDEMIAS

Fecha: Junio 4 de 2009

Expositora y responsable del acta: Dra. Gigliola Ortiz, residente de III año de medicina Familiar de la pontificia Universidad Javeriana

Docente: Dra. Luz Helena Alba Talero. Médico Familiar, PUJ

Revisión del acta: Dr. José Vivas, Medico familiar, PUJ.

Justificación

La enfermedad coronaria es la principal causa de muerte en EEUU, siendo responsable aproximadamente de una de cada 5 muertes, generando cerca de 500.000 muertes anuales (1).

De igual forma, en los países Europeos, la enfermedad cardiovascular (ECV) es la principal causa de muerte prematura y a su vez, es una causa importante de invalidez, contribuyendo también, de manera significativa, al aumento del costo sanitario (2).

Se ha establecido ampliamente, que en su mayor parte la ECV tiene estrecha relación con el estilo de vida y con factores fisiológicos y bioquímicos modificables, demostrándose también que la modificación de estos factores de riesgo disminuyen la morbimortalidad por ECV, principalmente en individuos de alto riesgo.

Dentro de estos factores de riesgo para ECV, se encuentran las concentraciones plasmáticas elevadas de colesterol, relación observada en muchas poblaciones a través de el mundo, por esta razón, abordaremos en esta acta el tema de la dislipidemia, su prevención y manejo, con el fin de contribuir con el conocimiento necesario para reducir el impacto de este factor de riesgo específico en la ECV.

Definición de Dislipidemia:

Podemos definir la dislipidemia como el conjunto de patologías caracterizadas por alteraciones en las concentraciones de los lípidos sanguíneos y de los componentes de las lipoproteínas circulantes, a un nivel que implica un riesgo para la salud (concentraciones anormales de: CT, HDL, LDL o TG) (4).

Clasificación de las Dislipidemias

Existen varias clasificaciones de Dislipidemias, dentro de éstas, las guías Chilenas de Dislipidemias (4) proponen:

  1. Clasificación según la etiopatogenia:

Hipercolesterolemias

  • Hipercolesterolemia (HCT) primaria o genética: en este grupo se encuentran la hipercolesterolemia Familiar, la HCT Poligénica y la dislipidemia familiar combinada. Hacen aarte de esta sólo el 4% de los casos de HCT de la población general. De forma característica, se evidencian niveles muy altos de lípidos (CT> 300 o TG> 400) o niveles muy bajos de HDL (<25) generalmente con TG normales. Puede manifestarse con depósitos de lípidos (arco corneal, xantomas tuberosos y xantomas tendinosos).
  • HCT Secundaria:

-Secundaria a patologias como: Hipotiroidismo, Síndrome nefrótico y Colestasis.

-Secundaria a factores ambientales: como dieta rica en grasas saturadas y colesterol o a medicamentos como andrógenos y anabólicos.

           Hipertrigliceridemias

  • Hipertrigliceridemia (HTG) Primaria o genética: HTG Familiar, Dislipidemia familiar combinada, HTG por déficit de lipasa lipoproteica. También puede manifestarse con depósitos de lípidos, por ejemplo en el caso de la HTG con hiperquilomicronemias, donde se presentan los xantomas eruptivos, o en el caso de la Disbetalipoproteinemia, donde se pueden presentar los xantomas palmares.
  • HTG secundaria:
    • Secundaria a patologías: obesidad, diabetes mellitus, insuficiencia renal crónica.
    • Secundaria a factores ambientales: secundaria a una dieta rica en azúcares refinados y alcohol. Secundaria a tabaquismo o a medicamentos como los betabloqueadores, diuréticos y estrógenos, entre otros.  

2. Clasificación según el Fenotipo:

  • Hipercolesterolemia aislada: Aumento exclusivo del LDL
  • Hipertrigliceridemia:  Aumento únicamente de los TG
  • Hiperlipidemia Mixta:  Elevación tanto de  LDL como de  TG
  • HDL bajo aislado: Alteración únicamente en los niveles del colesterol HDL (niveles disminuidos)

Diagnóstico de Dislipidemia

El diagnóstico de las Dislipidemias se basa en los niveles séricos de CT, LDL, HDL y TG, y en la definición del riesgo cardiovascular total.

Para el cálculo del LDL, principal objetivo del control de lípidos, podemos utilizar la formula de Friedewald (LDL= CT-HDL-TG/5), teniendo en cuenta que la interpretación de éste cálculo varía con el valor de los TG (mayor o menor de 200 mg/dl) y que no debe utilizarse para valores de TG por encima de 400 mg/dl

Definición del Riesgo Cardiovascular Global (RCVG)

El RCVG se puede definir por la ausencia o presencia de alguna manifestación clínica de enfermedad vascular aterosclerótica (coronaria, cerebral o periférica), y por la presencia de factores de riesgo cardiovascular (4).

Los factores mayores de RCV (6) son:

Factores de riesgo (FR) positivos

  • La edad (hombres de 45 años o mayores, mujeres de 55 años o mayores)
  • Colesterol HDL bajo (< de 40 mg/dl)
  • Tabaquismo
  • Hipertensión arterial (HTA), presión arterial > 140/90 mm Hg o la toma de medicamentos antihipertensivos
  • Historia familiar de ECV prematura (ECV en hombres en primer grado de relación en menores de 55 años o en mujeres en primer grado de relación menores de 65 años)

Factores de riesgo negativos

  • Niveles altos de HDL (> 60 mg/dl); la presencia de este factor de riesgo remueve un factor de riesgo de la cuenta total.

Categorías de riesgo cardiovascular individual (6)

  • Riesgo bajo: presencia de ninguno o de solo un FR
  • Riesgo Moderado: 2 o más FR, un riesgo  menor del 10%  de ECV a 10 años
  • Riesgo  Moderadamente alto: presencia de 2 o más FR, riesgo del 10 al 20% de ECV a 10 años
  • Riesgo Alto: presencia de ECV establecida o equivalente coronarios. Riesgo mayor del 20% de ECV a 10 años.

Se entiende por ECV: historia de Infarto Agudo del Miocardio (IAM), de angina estable o inestable, antecedente de procedimientos coronarios (angioplastia y cirugía de Bypass), evidencia clínicamente significativa de isquemia miocárdica).

Los equivalentes coronarios son: manifestaciones clínicas de formas no coronarias de enfermedad aterosclerótica (enfermedad arterial periférica, aneurismas de la aorta abdominal y la enfermedad arterial carotidea), enfermedades como Diabetes Mellitus (DM) y la presencia de 2 o más FR con más del 20% de riesgo de ECV a 10 años.

  • Muy alto riesgo: en esta categoría también se encuentran los pacientes con ECV ya establecida, asociada a múltiples factores de riesgo mayores, principalmente la DM; a factores de riesgo pobremente controlados, especialmente el tabaquismo; a múltiples factores de riesgo para síndrome metabólico (principalmente TG > 200 mg/dl, Colesterol No-HDL > o igual a 130 mg/dl y HDL < 40 mg/dl) y los pacientes con síndrome coronario agudo (7).

Metas del colesterol LDL según el RCV (7)

RCV Meta de LDL mg/dl
Riesgo bajo <160
Riesgo moderado <130
Riesgo moderadamente alto <130      Opcional <100
Riesgo alto <100      Opcional <70
Riesgo muy alto <70

 La relación entre el aumento del colesterol plasmático y la enfermedad vascular aterosclerótica cumple todos los criterios de causalidad. Los estudios han demostrado que la reducción del 10% del CT, produce una disminución aproximada del 25%, en la incidencia de la enfermedad arterial coronaria después de 5 años (5).

Prevención Primaria de la ECV

Dentro de las estrategias implementadas para la prevención primaria de la ECV, se ha registrado evidencia para las siguientes:

  • Los pacientes con niveles elevados de CT, deben reducir el consumo de grasas, sin embargo, este paso puede llevar solo a pequeñas reducciones de eventos cardiovasculares (EC) (8).
  • Las estatinas están indicadas para disminuir los EC en pacientes con niveles elevados de CT, aunque no se ha demostrado disminución en la mortalidad de EC ni en la mortalidad general (9).
  • Seguir una dieta mediterránea puede reducir todas las causas de mortalidad (10).

Prevención Secundaria de la ECV

En esta categoría encontramos evidencia para las siguientes estrategias:

  • Las estatinas deben ser utilizadas de manera agresiva para el control de lípidos en pacientes con ECV para disminuir los EC, la mortalidad cardiovascular, y la mortalidad general (11).
  • Los medicamentos reductores del colesterol previenen la progresión de la enfermedad y mejoran los síntomas en pacientes con aterosclerosis en las extremidades inferiores. Las estatinas disminuyen los EC y todas las causas de mortalidad en estos pacientes (12-13).
  • Los medicamentos que disminuyen el CT deben ser utilizados para la reducción del riesgo de accidentes cerebrovasculares (ACV) en pacientes con historia de ECV y con niveles altos de CT (14).

Prevención Primaria en niños

La evidencia ha mostrado que el proceso de enfermedad aterosclerótica cardiovascular inicia desde la infancia, influenciado en el tiempo por la interacción de factores genéticos y ambientales.

En 1992 el NCEP (The Third Report of the National Cholesterol Education Program) y la AHA (the American Heart Association), realizaron la primera guía para la prevención primaria de la ECV en la infancia, con recomendaciones basadas en el riesgo individual y poblacional, enfocadas principalmente en las modificaciones en el estilo de vida (15).

En los niños, han sido controversiales las posibles estrategias de prevención primaria de las ECV, principalmente por la importancia de las calorías y nutrientes para el normal proceso de desarrollo y crecimiento. El estudio DISC (Dietary Intervention Study in children ) y el estudio Turky Infant, demostraron seguridad y eficacia en la restricción de grasas saturadas y colesterol en este grupo etario (15).

La prevención primaria en este grupo poblacional es particularmente importante dado el aumento de  la prevalencia de sobrepeso y obesidad en niños observado en las últimas décadas, factores de riesgo  asociados a la ECV; Por esta razón, el énfasis de la prevención primaria en niños está en la alimentación adecuada y la promoción de la actividad física.

Dentro de las estrategias de prevención primaria recomendadas en niños encontramos (15):

Dieta

  • Limitar las grasas saturadas a < del 10% del consumo de calorías diarias y el CT a < de 300 mg al día

Actividad Física

  • Actividad física moderada a intensa mínimo 60 minutos al día
  • Limitar actividades sedentarias a máximo dos horas al día

Identificación de dislipidemia  (Tamización selectiva)

  • Historia familiar de ECV
  • Un familiar con CT > de 240 mg/dl
  • Riesgos personales para ECV

Las metas de colesterol para niños y adolescentes (2 -19 años) son (15):

Nivel CT, mg/dl LDL, mg/dl
Aceptable <170 <110
Borderline 170-199 110-129
Alto >200 >130

Abordaje de las Dislipidemias

Se han propuesto diferentes formas de abordar los pacientes con Dislipidemias, con el fin de llegar a un modelo práctico que le facilite al médico de atención primaria el correcto abordaje y tratamiento de esta patología. Algunos autores proponen:

  1. Caracterizar el tipo de dislipidemia basada en el perfil lipídico: Hipercolesterolemia aislada, dislipidemia mixta, déficit de HDL o Hipertrigliceridemia.
  2. Determinar el grado de RCV.
  3. Evaluar dieta y hábitos de vida.
  4. Buscar patologías asociadas como hipotiroidismo, nefropatías, o uso de anabólicos; intolerancia a la glucosa y resistencia a la insulina, uso de estrógenos orales, terapia antirretroviral u obesidad.
  5. Evaluación cardiovascular basada en historia, FR y examen físico (16).

       Los Médicos Familiares de Australia sugieren (17):

  • Medir el CT cada 5 años en adultos > de 45 años
  • Valorar otros factores de RCV
  • Si se encuentra dislipidemia:
  1. Revalorar incluyendo todo el perfil lipídico (PL)
  2. Valorar el RCV absoluto
  3. Intervenir en los estilos de vida (cesación de tabaquismo, cambios en la dieta, incremento de la actividad física)
  4. Revalorar a las 4 u 8 semanas
  5. Si todos los valores del PL se encuentran en metas, o cerca a las metas y el RCV es de bajo a moderado, revalorar a los 3 o 6 meses siguientes
  6. Si los valores del PL no se encuentran en metas y el RCV es alto:

-Iniciar estatinas (discutir efectos adversos, metas, evidencia sobre la prevención de eventos)

-Valorar y reforzar los cambios en el estilo de vida

-Revalorar a las 4 o 6 semanas (indagar por efectos adversos y reforzar siempre cambios en el estilo de vida)

  • Si el LDL se encuentra en o cerca a la meta, pero TG y HDL persisten anormales y el RCV es alto: considerar adicionar fibratos y Omega 3
  • Si se cumplieron todas las metas: revaluar a los 3 meses y posteriormente cada 6 meses
  • Si no se alcanzo ninguna meta: revisar cambios en estilo de vida y adherencia al tratamiento, ajustar dosis de estatinas, considerar fibratos si el HDL y los TG persisten anormales

-Revaluar a las 4 o 6 semanas

  • Si se alcanzaron las metas, valorar cada 6 a 12 meses
  • Si no se alcanzaron las metas: aumentar dosis de estatinas o cambiar a otra estatina, considerar la adición de un segundo o tercer agente
  • Valorar nuevamente a las 4 o 6 semanas.

Tratamiento de las Dislipidemias

El tratamiento de las Dislipidemias debe incluir dieta, medidas generales y terapia farmacológica si es necesario.

Dieta:

Es importante reducir la ingesta de grasas a < del 30% de las calorías totales diarias (16), principalmente las grasas saturadas (animales de origen terrestre principalmente el cordero, los lácteos enteros, mantequillas, cremas, quesos, embutidos, aceites de coco, de palma y de semilla de palma) y los ácidos grasos trans (margarinas hidrogenadas, alimentos fritos, productos comerciales horneados, alimentos procesados y margarinas).

Se sugiere consumir frecuentemente pescado (de una a tres veces a la semana), cereales, legumbres, frutos secos (maní, almendras, pistachos o nueces), frutas, verduras, aceites de oliva y canola (no reutilizar) y margarinas y yogurt con suplemento de estanoles (los estanoles ayudan a disminuir la absorción de colesterol).

Medidas Generales

Las medidas generales para el tratamiento de las dislipidemia están enfocadas en la reducción de los factores de RCV:

  • Incremento de la actividad física  (aumenta niveles de  HDL y disminuye los TG).
  • Cesación de Tabaquismo: constituye uno de los pilares fundamentales del tratamiento de las Dislipidemias. El tabaco disminuye los niveles de HDL y  produce disfunción endotelial, que se considera evento inicial en el proceso aterogénico.
  • Mantener un peso adecuado, evitando principalmente la obesidad central.
  • Tratar patologías primarias (hipotiroidismo, DM).
  • Eliminar o sustituir medicamentos causantes de dislipidemia (Estrógenos Orales).

Terapia Farmacológica

La terapia farmacológica debe estar orientada a alcanzar las metas de colesterol LDL como primera prioridad, según la categoría del riesgo cardiovascular, entendiendo que no sustituye las medidas de cambios de estilo de vida, sino que son terapias complementarias.

Dentro de los fármacos que modifican el metabolismo de las lipoproteínas, encontramos: las estatinas, los secuestradores de ácidos Biliares (colestirama, colestipol y colesevelam), el acido Nicotínico y los derivados del acido Fibrico (gemfibrozilo, fenofibrato, clofibrato).

Según las indicaciones del ATP III (16), se debe iniciar terapia farmacológica cuando:

  • El RCV es moderado y el LDL es de 160 mg/dl o mayor.
  • RCV alto y LDL de 130 mg/dl o mayor y opcional si LDL > 100 mg/dl según criterio médico.
  • Con RCV muy alto, iniciar estatinas con LDL de 100 mg/dl o mayor y opcional, con LDL de 70 mg/dl o mayor según criterio médico.
  • En hipertrigliceridemias: iniciar dieta estricta con aumento de la actividad física cuando los niveles son < 200mg/dl, siendo opcional el uso de fármacos cuando los valores se encuentran entre 200-499 mg/dl. Se debe iniciar inmediatamente un Fibrato o acido nicotínico cuando los niveles se encuentran sobre 500 mg/dl.

Estatinas

La reducción del LDL es el efecto más importante de las estatinas sobre el perfil lipídico.

Es importante, al iniciar el manejo farmacológico con estatinas, tener en cuenta el porcentaje de reducción del LDL esperado de acuerdo con la dosis instaurada, según la evidencia establecida con múltiples estudios.

Dosis de estatinas requeridas para disminuir 30-40% el nivel del LDL (7)

Estatina Dosis mg/día Disminución de LDL
Rosuvastatina 5-10 39-45%
Atorvastatina 10 39%
Simvastatina 20-40 35-41%
Lovastatina 40 39%

 Efectos adversos de las Estatinas

Las estatinas son fármacos seguros utilizados a largo plazo, pero tiene dos efectos adversos, la miotoxicidad y la hepatotoxicidad, que aunque son reacciones  infrecuentes pueden ser graves (17).

1.       Miotoxicidad

Puede presentarse con manifestaciones clínicas inespecíficas, siendo la principal causa de consulta los dolores musculares. Dentro de los diferentes términos utilizados para referirse a la miotoxicidad se encuentran las mialgias, la miositis y la rabdomiolisis.

  • Mialgias: puede definirse como dolor y debilidad muscular sin elevación de la creatinquinasa (CK). Se presenta aproximadamente en el 5% de los pacientes en tratamiento con estatinas
  • Miositis: asociación de dolor muscular y elevación de la CK, siendo grave cuando la CK supera 10 veces su valor normal. Tiene una incidencia de solo el 0.08%
  • Rabdomiolisis: es una patología fulminante y potencialmente letal. Se caracteriza por la presencia de síntomas musculares, mioglobinemia, mioglobinuria, Elevación de la CK (por encima de 100 veces su valor normal) y afectación  orgánica, principalmente insuficiencia renal. Solo ocurre en uno de cada millón de pacientes que reciben estatinas.

Fármacos y condiciones clínicas que aumentan el riesgo de miopatía (18)

  • Enfermedades crónicas (insuficiencia renal, DM)
  • Polifarmacia
  • Intervenciones quirúrgicas
  • Dosis altas de estatinas
  • Fibratos
  • Acido nicotínico (no claramente establecido)
  • Ciclosporina
  • Antimicóticos
  • Macrólidos
  • Verapamilo
  • Amiodarona
  • Inhibidores de las proteasas del VIH
  • Abuso del alcohol

Análisis de sangre para el control del tratamiento con Estatinas (18)

Se sugiere realizar:

  • Perfil lipídico: CT, LDL, HDL y TG
  • Transaminasas: TGO y TGP
  • CK: si se presentan síntomas musculares o situaciones que aumentan el riesgo de miopatías

Con la siguiente periodicidad:

  • 1,5 a 3 meses después del inicio de tratamiento con estatinas y posteriormente cada 6 o 12 meses
  • Siempre que se aumente la dosis de estatinas, o se concurra en una de las condiciones que incrementan el riesgo de miopatías

Recomendaciones ante reacciones adversas con estatinas (18)

  • Si aparecen síntomas musculares asociados a elevación de la CK por encima de 10 veces su valor normal: suspender tratamiento.
  • Ante síntomas (dolor o debilidad muscular) y valores de CK normales o elevados de  3 a 10 veces su valor normal: descartar otras causas (ejercicio, trabajo físico intenso, hipotiroidismo).
  • Paciente con situaciones que eleven el riesgo de miopatía: realizar seguimiento semanal de CK.

 2.       Hepatotoxicidad 

La elevación de las enzimas hepáticas por encima de 3 veces sus valores normales solo ocurre en un 0.5 a 2% y está relacionada directamente con la dosis de estatinas. Se trata de una Hipertransaminemia reversible, siendo muy rara la progresión hacia una insuficiencia Hepática. Se sugiere retirar el fármaco si se presenta una elevación por encima de 3 veces lo normal de las enzimas hepáticas. Es una contraindicación para iniciar manejo con estatinas, la presencia de enzimas hepáticas elevadas antes de instaurar el tratamiento.

Resinas

(colestiramina, colestipol, colesevelam)

Las resinas producen su efecto a través del atrapamiento de sales biliares, estimulan la degradación del colesterol a sal biliar y reduce el CT hepático. Se utilizan principalmente para la reducción del LDL el cual disminuyen en un 15-30%. Aumentan 3-5% el HDL.

Están contraindicados en Disbetalipoproteinemia familiar y  si los TG son >400 mg/dl. Sus principales efectos adversos son gastrointestinales. 

Acido Nicotínico

Inhibe la lipasa celular, reduce el flujo de ácidos grasos al hígado y la síntesis  y secreción de VLDL, disminuyendo los niveles de TG. Tiene un efecto sobre LDL y HDL superior a los fibratos. Disminuye el LDL en un 5-25% y los TG en un 20-50%. Está contraindicado en pacientes con enfermedad hepática crónica, con gota severa, hiperuricemia o altas dosis en DM tipo 2. Posee una baja tolerancia.

Fibratos

(Gemfibrozilo, fenofibrato, ciprofibrato)

Su principal uso es en la Hipertrigliceridemia y en la dislipidemia aterogénica. Disminuye el LDL en un 5-20% y los TG de un 20-50%. Contraindicados en la insuficiencia hepática y la insuficiencia renal. El Gemfibrozilo tiene mayor eficacia sobre TG y HDL, mientras que el ciprofibrato y el fenofibrato tienen mayor efecto sobre el LDL.

Ezetimibe

Es un inhibidor de la absorción del CT a nivel intestinal. La dosis única de 10 mg no produce una reducción significativa del LDL ni del HDL, pero combinado con cualquier estatina, produce una reducción muy significativa del LDL. 10 mg de Ezetimibe asociados a una estatina (40-80 mg), producen una reducción de más del 25% del obtenido al utilizar únicamente una estatina por lo que permite utilizar dosis más bajas de estatinas (19).

El estudio de Simvastatina y Ezetimibe en la Estenosis Aortica (SEAS), planteó la hipótesis de que añadir Ezetimibe a la terapia con estatinas para la reducción del LDL, puede incrementar la incidencia de cáncer.

Un estudio (20) comparó esta hipótesis generada por el estudio SEAS, con los resultados de dos grandes estudios en curso: el estudio de Protección Cardiaca y Renal (SHARP) con 9.264 pacientes (seguimiento de 2.7 años), y el estudio Internacional  de la Eficacia  del Vytorin (IMPROVE-IT) con 11.353 pacientes (seguimiento de 1 año). Concluyeron que los resultados de estos 3 estudios no arrojaron evidencia creíble sobre ningún efecto adverso del Ezetimibe en las tasas de cáncer. Un seguimiento de mayor duración permitirá balancear los riesgos y beneficios con mayor fiabilidad. 

Consideraciones en casos especiales

Paciente diabético

La diabetes mellitus ubica al paciente en una condición de alto riesgo. Generalmente estos pacientes desarrollan enfermedad cardiovascular en un periodo de 10 años. Ha sido demostrada la efectividad de la terapia hipolipemiante en estos pacientes.

Paciente diabético con ECV: son pacientes con muy alto RCV. En términos de reducción absoluta de riesgo, estos pacientes se benefician con la terapia con estatinas. La meta de LDL es < 70 mg/dl.

Paciente diabético sin ECV: los estudios demostraron que estos pacientes tienen igual riesgo para ECV que las personas no diabéticas con ECV establecida. La meta del LDL es < 100 mg/dl.

Personas ancianas

Considerando únicamente la edad, a los ancianos no se les debe negar el beneficio de una terapia hipolipemiante. Varios estudios epidemiológicos encontraron que los niveles elevados de CT confieren un pequeño riesgo relativo en ancianos comparado con los jóvenes, pero el riesgo atribuible al aumentar los niveles de CT continua siendo alto (7).

No se ha establecido una edad límite de evaluación, es importante tener en cuenta que en este grupo etario son difíciles los cambios en el estilo de vida por lo que puede ser necesario el inicio precoz los de medicamentos hipolipemiantes. Siempre se debe individualizar cada caso y tener en cuenta la calidad y expectativa de vida de cada persona.

Tamización de Dislipidemia

El USPSTF (U.S. Preventive Services Task Force) recomienda (21):

En Hombres

  • Tamizar los hombres  de 35 años y mayores (recomendación A).
  • Tamizar hombres entre 20 y 35 años si tienen riesgo incrementado para enfermedad cardiaca coronaria (recomendación B).

En mujeres con incremento de RCV

  • Tamizar mujeres de 45 años y mayores (recomendación A)
  • Tamizar mujeres de 20 a 45 años si tienen riesgo incrementado para enfermedad cardiaca coronaria (recomendación B).

Hombres y mujeres sin incremento de RCV

  • No recomienda a favor ni en contra de una tamización rutinaria de dislipidemia en hombres entre 20 a 35 años ni en mujeres de 20 años en adelante si no tienen incremento de RCV (recomendación C). 

 Conclusión

La relación entre la dislipidemia y la enfermedad vascular aterosclerótica cumple todos los criterios de causalidad. La  evidencia claramente ha mostrado que la reducción del colesterol plasmático, junto con otros factores de riesgo, reduce significativamente el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Es importante que los médicos de atención primaria tengamos el conocimiento necesario para abordar adecuadamente un paciente con dislipidemia e introducir de manera apropiada las diferentes estrategias de manejo, individualizando cada paciente según sus condiciones particulares y su riesgo cardiovascular; conocer los posibles efectos adversos de los medicamentos utilizados y la conducta que se debe seguir en caso de presentarse.

No debemos olvidar, como Médicos familiares, la importancia de la prevención, y aplicar las estrategias de prevención primaria y secundaria para enfermedad cardiovascular avaladas por la evidencia científica.

Bibliografía

  1. Andrew R. Lockman, Andrea D. Tribastone, Karen V. Knight, and John P. Franko. Treatment of Cholesterol Abnormalities. Am Fam Physician 2005; 71:1137-42, 1147-8.
  2. Guías de práctica clínica sobre prevención de la enfermedad cardiovascular. Cuarto Grupo de Trabajo Conjunto de la Sociedad Europea de Cardiología y otras Sociedades sobre Prevención de la Enfermedad Cardiovascular en la Práctica Clínica. Rev Esp Cardiol. 2008;61(1):e1-e49
  3. Dariush Mozaffarian, Martijn B. Katan, Alberto Ascherio, Meir J. Stampfer and Walter C. Willett. Trans Fatty Acids and Cardiovascular Disease. N Engl J Med 2006; 354:1601-13.
  4.  María Pía de la Maza Cave, Jaime Díaz Corvalán, René Gómez Lagos,  Alberto Maiz Gurruchaga. Guías de Dislipidemia. División de salud de las personas. Programa de salud del adulto. Gobierno de Chile. Ministerio de Salud. 2000.
  5. Baigent C, Keech A, Kearney PM, Blackwell L, Buck G, Pollicino C, Kirby A, Sourjina T, Peto R, Collins R, Simes R; Cholesterol Treatment Trialists’ (CTT) Collaborators. Efficacy and safety of cholesterol-lowering treatment: lancet 2005; 366: 1267-78.
  6. Third Report of the National Cholesterol Education Program (NCEP) Expert Panel on Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults (Adult Treatment Panel III). JAMA 2001; 285:2487.
  7. Scott M. Grundy; James I. Cleeman; C. Noel Bairey Merz; H. Bryan Brewer, Jr; Luther T. Clark;Donald B. Hunninghake; Richard C. Pasternak; Sidney C. Smith, Jr; Neil J. Stone. Implications of Recent Clinical Trials for the National Cholesterol Education Program Adult Treatment Panel III Guidelines. Circulation. 2004; 110:227-239.
  8.  Ebrahim S, Davey Smith G. Multiple risk factor interventions for primary prevention of coronary heart disease. Cochrane Database Syst Rev 2000;(2):CD001561.
  9. Foster C, Murphy M, Nicholas JJ, Pignone M, Bazian Ltd. Cardiovascular disorders. Primary prevention. Accessed online December 16, 2004, at: http://www.clinicalevidence.com/ceweb/conditions/cvd/0205/0205_Q3.jsp.
  10. Trichopoulou A, Costacou T, Bamia C, Trichopoulos D. Adherence to a Mediterranean diet and survival in a Greek population. N Engl J Med 2003; 348:2599-608.
  11. Huang ES, Meigs JB, Singer DE. The effect of interventions to prevent cardiovascular disease in patients with type 2 diabetes mellitus. Am J Med 2001; 111:633-42.
  12. Heart Protection Study Collaborative Group. MRC/BHF Heart Protection Study of cholesterol lowering with simvastatin in 20,536 high risk individuals: a randomized placebo-controlled trial. Lancet 2002; 360:7-22.
  13. Leng GC, Price JF, Jepson RG. Lipid-lowering for lower limb atherosclerosis. Cochrane Database Syst Rev 2004; (3):CD000123.
  14. Bloomfield Rubins H, Davenport J, Babikian V, Brass LM, Collins D, Wexler L, et al. Reduction in stroke with gemfibrozil in men with coronary heart disease and low HDL cholesterol: The Veterans Affairs HDL Intervention Trial (VA-HIT). Circulation 2001; 103:2828-33.
  15. Wilterdink and Mary Winston Hiatt, Nancy Houston Miller, Ronald Krauss, Penny Kris-Etherton, Neil Stone, Janet Durstine, Joan M. Fair, Gerald F. Fletcher, David Goff, Laura L. Hayman, William R. Barbara Fletcher, Kathy Berra, Phil Ades, Lynne T. Braun, Lora E. Burke, J. Larry.  Managing Abnormal Blood Lipids. Circulation 2005; 112; 3184-3209.
  16. Sonia Kunstamann, Daniela Gainza. Dislipidemia en la mujer: Diagnóstico, clasificación y manejo. Rev Med Clin. CONDES-2009; 20 (1) 47-52.
  17. Paul J Nestel, Richard O’Brien, Mark Nelson. Management of dislipidaemia. Evidence and practical recommendations. Australian Family Physician Vol. 37, No. 7, July 2008.
  18. Maiques Galán A, Franch Taix M,  Fluixá Carrascosa C. Estatinas: eficacia, seguridad e indicaciones. Información Terapéutica del Sistema Nacional de Salud 2004; 28: 89-100.
  19. Gupta E, Ito M. Ezetimibe: The First in a Novel Class of Selective Cholesterol-Absortion Inhibitors. Heart Disease 2002; 4: 399-409.
  20. Richard Peto, Jonathan Emberson, Martin Landray, Colin Baigent, Rory Collins, Robert Clare and Robert Califf. Analyses of Cancer Data from Three Ezetimibe Trials. N Engl J Med 2008; 359:1357-66.
  21. Screening for Lipid Disorders in Adults The U.S. Preventive Services Task Force (USPSTF).Recommendation Statement. June 2008. 
About these ads
Explore posts in the same categories: Enfermedades crónicas no transmisibles, Problemas comunes

2 comentarios en “Dislipidemias”

  1. gricel Says:

    por favor necesito mas informacion sobre este tema,
    si me pueden ayudar
    gracias

  2. nancy perez Says:

    EXCELENTE ARTICULO


Los comentarios están cerrados.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 110 seguidores

%d personas les gusta esto: