Nutrición en los adolescentes

NUTRICIÓN EN LOS ADOLESCENTES

Fecha: 13 de Febrero del 2011

Encargada del Acta: Dra. Ingrid Carolina García Ayala. Residente de segundo año de Medicina Familiar.

Tutor: Dra. Luz Helena Alba Talero. Especialista en Medicina Familiar. Coordinadora programa de Medicina Familiar, Pontificia Universidad Javeriana.

Especialización en Medicina Familiar.

Pontificia Universidad Javeriana

Bogotá, Colombia.

Introducción

La adolescencia es el periodo donde los individuos descubren su independencia y tienen la libertad de elección; esto pone a los adolescentes en un grupo susceptible a las influencias externas, en particular de los medios de comunicación, la escuela y sus compañeros (1). La adolescencia es el único periodo después del nacimiento en el que realmente aumenta la tasa de crecimiento; el individuo alcanza  casi un 20% de la talla y un 50% del peso del adulto; Este rápido crecimiento esta asociado con cambios hormonales, cognitivos y emocionales que hacen al adolescente vulnerable en su nutrición (2).

Según la OMS la adolescencia es el periodo que transcurre entre los 10 a los 19 años, a su vez se divide en las siguientes etapas: adolescencia inicial de los 10 a 13 años, adolescencia media de los 14 a 16 años y adolescencia final de los 17 a los 19 años (3).

La inadecuada nutrición se asocia con múltiples enfermedades, entre ellas se encuentran, la desnutrición; según la Encuesta Nacional de la Situación Nutricional en Colombia del 2005, el porcentaje de adolescentes con delgadez fue de 7.3% entre las edades de los 10 a los 17 años,  que comparado con los adultos es mayor pues sólo el  3.9% de ellos tendrían bajo peso (4).

El sobrepeso también fue mas prevalente en los adolescentes comparado con los preescolares y escolares con una prevalencia de 10.3% para la edades entre los 10 años a 17 años, los hombres con una prevalencia de 8.1% vs las mujeres con una mayor prevalencia de 12.3% en este mismo grupo de edad.

El Third National Health and Nutritional Examination Survey Study (NHANES III) encontró que el 25% de las mujeres de 12 a 19 años en los Estados Unidos tenían deficiencia de hierro, lo cual contrasta con que menos del 1% de los hombres entre  12 y 19 años la presentaron; este mismo estudio encontró que los adolescentes de los 16 a 19 años solo consumían  822 mg día de calcio al día, a pesar de que los requerimientos de este mineral en este grupo de edad es mayor (5).

En Colombia se encuentra un patrón similar en la ENDS del 2005; pues la anemia afecta en primer lugar al grupo de gestantes con una prevalencia del 44.7% y el segundo grupo etario afectado son las edades de 5 a 12 años con una prevalencia del 37.6%, los siguen las mujeres entre los 13 y 49 años con una prevalencia de 32.8% y finalmente los preescolares de 1 a 4 años de edad con una prevalencia del 33.2% (4).

Respecto al consumo de verduras los grupos con menor consumo fueron los adolescentes entre 9 y 13 años ( 31%), seguido por aquellos entre 14 y 18 (30%)  y por último los niños entre los 2 y 8 años (4).

El porcentaje de colombianos que no consumen lácteos es del 30% en adultos entre  51 y 64 años, seguido por personas entre los 14 y 50 años (28%) y en último lugar individuos entre 9 y 13 años (26%). (4).

Un 37% de los adolescentes entre14 y 18 años no consume frutas y sólo el 34% de aquellos entre  9 y 13 años. (4).

Adicionalmente problemas como la anorexia nerviosa, que es la tercera enfermedad crónica más común en mujeres adolescentes y la bulimia son problemas relacionados con una inadecuada nutrición (6).

Por otro lado, los factores de riesgo más importantes relacionados con muerte prematura, según el informe de dieta, nutrición y prevención de enfermedades crónicas, reporte de la OMS y de la organización de las Naciones Unidas para la agricultura y la alimentación, 2002, son la baja ingesta de frutas y verduras la hipertensión arterial,  la hipercolesterolemia,  el tabaco, el  sobrepeso  y el consumo de alcohol. (7).

En resumen una nutrición no adecuada en la adolescencia se asocia con múltiples enfermedades crónicas en la edad adulta.

Es por eso que el equipo de Medicina Familiar de la Pontificia Universidad Javeriana decidió realizar una revisión sobre los factores que influyen negativamente en las conductas alimentarias de los adolescentes, ya que es en esta etapa en la que existe una mayor demanda de nutrientes como respuesta  al aumento drástico en el crecimiento físico y en el desarrollo, razón por la cual, resulta importante garantizar un aporte completo y variado de alimentos de los diferentes grupos y favorecer la adquisión de hábitos saludables que persistan el resto de la vida.

Desarrollo del tema

Una adecuada nutrición en el adolescente se ve reflejada en un adecuado peso, talla, maduración sexual y psíquica. También hay que considerar que los requerimientos nutricionales son distintos de acuerdo al género y esto se debe a que en los hombres la grasa corporal total equivale al 15% y tiende a  mantenerse constante el resto de la vida (entre un 15 a 18%), mientras que en las mujeres el porcentaje se duplica, pues antes de la pubertad es del 19% y después entre el 22 al 26%. En contraposición,  el tejido magro en los hombres se duplica después de la pubertad en comparación con el de las mujeres; además el proceso de crecimiento es individual, es decir esta determinado por factores genéticos y hereditarios particulares (2).

En general las niñas comienzan el proceso de la pubertad  dos años antes que los niños; el brote de crecimiento dura en promedio de 18 a 24 meses y este brote de crecimiento ocurre aproximadamente en las niñas entre los 12 y 14 años y en los niños entre los 14 y 18 años (2).

 Historia clínica

 Para evaluar el estado nutricional de un individuo es importante realizar una adecuada historia clínica que incluya en la anamnesis los antecedentes alimentarios. Se debe indagar el tipo y cantidad de alimentos consumidos diariamente, el lugar de preparación (en el hogar o fuera de este), etc. Se deben considerar los principales factores de riesgo que contribuyen a una dieta inadecuada y posteriormente  realizar un examen físico completo que incluya, peso, talla e IMC (2), En Colombia se tiene como referencia las tablas de la OMS publicadas en el 2007 para adolescentes y los parámetros a utilizar son la talla para la edad y el IMC (8); además se deben evaluar signos de deficiencias nutricionales y valorar la maduración sexual por medio de la escala de Tanner tanto para hombres como para mujeres (2).

 También es importante identificar las tareas evolutivas o roles en el que se encuentra el adolescente, estas tareas son importantes porque nos van a identificar algunos factores de riesgo para una inadecuada nutrición y además nos ayuda a orientar la consejería en estos pacientes (2).

 Las principales tareas evolutivas de los pacientes son las siguientes (2):

 11 a 16 años

Establecimiento de relaciones más maduras con compañeros de uno y otro sexo.

 11 a 17 años

Establecimiento de un papel social masculino o femenino.

Desarrollo de las destrezas conceptuales y de resolución de problemas, así como toma de decisiones.

 11,5 a 18 años

Aceptación del propio cuerpo y uso eficaz del mismo.

 13 a 22 años

Emancipación respecto de padres y otros adultos.

Desarrollo de normas y sistemas de valores como una guía para la conducta.

 15 a los 22 años.

Selección de una vocación y preparación para esa carrera.

 16 a 22 años en adelante.

Preparación para la vida conyugal y familiar

 17 a 22 años en adelante.

Desarrollo de la inteligencia social y compromiso para una ciudadanía responsable.

 Factores de riesgo

 Los factores de riesgo para una nutrición deficiente son: mayor consumo de alimentos ricos en grasas y bajos en nutrientes, limitado acceso a comidas saludables cuando se encuentran fuera de la casa, desconocimiento del impacto de la adecuada nutrición, malos modelos alimentarios de conducta parental, incremento poblacional de desórdenes de alimentación, consumir alimentos fuera del hogar y gustos por alimentos como comidas rápidas (1).

Una adecuada nutrición es sinónimo de una adecuada salud, a su vez, es importante conocer los factores de riesgo que contribuyen a inactividad física entre ellos se encuentran: disminución de actividades de educación física en el colegio, aumento de las actividades de origen sedentario y acceso limitado o nulo a la actividad física al aire libre (1).

Los adolescentes con frecuencia muestran preferencia por los alimentos chatarras pues estos frecuentemente se pueden consumir en compañía de amigos, lejos del hogar y de los padres, estando en centros comerciales o tiendas y lo más importante, cuando se consumen  se puede percibir cierta pérdida del control de sus padres. Por el contrario, las comidas saludables se asocian al seguimiento de reglas parentales y del hogar (2).

 Requerimientos nutricionales para los adolescentes

Requerimientos de energía

Los hombres de 11 a 14 años necesitan 2.500 kilocalorías día; por el pico de crecimiento en el varón que abarca de los 15 a los 18 años necesitan más kilocalorías, es decir 3000 kilocalorías día y entre las edades de 19 a 24 años los requerimientos son de 2.900 kilocalorías día. Las mujeres de 11 a 24 años necesitan 2.200 kilocalorías día. Las kilocalorías se deben repartir de la siguiente manera, el 50 a 60% deben corresponder a hidratos de carbono, 30-45% en forma de grasa y del 15 al 20% en forma de proteínas (2).

Carbohidratos

Son la principal fuente de energía; la sacarosa debe ser restringida a no más del 15% del total de energía (5).

Es importante un adecuado consumo de fibra que debe ser de 25 a 30 gramos día y de esta la fibra, la fibra insoluble debe corresponder a 12 a 24 gramos día (5).

 Las principales fuentes de fibra insoluble son el salvado de trigo, los cereales y las verduras; entre las propiedades mas importantes de esta fibra están mejorar la consistencia de las heces y normalizar el transito intestinal (5).

 La fibra soluble se encuentra en las frutas, pastas, cebada, avena y frijoles, este tipo de fibra mejora el vaciamiento gástrico, aumenta la viscosidad del contenido del intestino delgado, reduce el índice glucémico, aumenta la excreción de los ácidos biliares y reduce el LDL (5).

 Grasas

 Son la segunda fuente más importante de energía. Sirven además como reserva de energía y son fundamentales para la formación de las estructuras de las membranas celulares y precursoras de hormonas.

Los cuatro tipos de grasas son (5):

 Grasas saturadas, de origen animal presentes en la yema de huevo, leche entera, queso y mantequilla deben corresponder a menos del 10% del requerimiento de grasas (5).

 Ácidos grasos monosaturados, sus principales fuentes son el aceite de oliva, de canola, cacahuates, almendras, nueces y aguacate deben corresponder al 7% del requerimiento de grasa (5).

 Los Ácidos grasos poliinsaturados como el acido linoleico y linolenico, se encuentran principalmente en el pescado y deben corresponder del 4 a 8% del requerimiento de grasas (5).

 Y las grasas trans deben corresponder a menos del 2% de la ingesta total de grasas; estas se encuentran principalmente en la leche entera, mantequilla, manteca de cerdo, fritos, hamburguesas y productos procesados que los jóvenes consumen con mucha frecuencia (5).

 Proteínas

 Es la tercera fuente de energía; es importante para el brote de crecimiento y mantenimiento de los tejidos. La carne aporta el 33% de proteínas, los cereales un 24% y los productos derivados de la leche un 15%, los requerimientos diarios para adolescentes son del 0.8 a 1 mg/kilo/día (5).

 Hierro

 Es importante para el pico de crecimiento, para la expansión de la masa celular y para reemplazar las pérdidasque se producen durante la menstruación en las mujeres.

Hay dos tipos de hierro, el hierro hem que se encuentra en la carne, pescado y pollo y el hierro no hem que se encuentra en los cereales, las verduras y las frutas, la absorción del hierro no hem depende de la presencia de promotores e inhibidores. (5)

 El principal promotor de la absorción del hierro no hem es el ácido ascórbico, por eso hay que aconsejar a las personas vegetarianas que consuman abundante vitamina C (5).

 Los inhibidores de lo absorción del hierro no Hem son el te, legumbres, frutos secos, la fibra como el trigo, el calcio y el fosforo (5).

Las recomendaciones para los adolescentes entre los 12 a 18 años es de 10 a 13 mg día (5).

Calcio

Es importante para el desarrollo esquelético, las recomendaciones dietarías para los adolescentes son de 1600 mg día, su absorción se da gracias a la vitamina D, por lo tanto la exposición solar es necesaria y los inhibidores de su absorción son el té el alcohol, la cafeína y cereales integrales (5).

Sodio

La restricción de sodio en individuos normotensos no es necesaria, pero los adolescentes hipertensos se benefician de una restricción de sodio. Las recomendaciones de la Asociación Americana del Corazón  actuales para los adolescentes de 9 a 13 años son menos de 2.200 mg de sodio día y para los adolescentes de 14 a 18 años son menos de 2300 mg día (9).

Otras vitaminas y minerales

El zinc es esencial para el crecimiento y el desarrollo; Son  fuentes de zinc la carne, el pollo, el pescado, legumbres, frutos secos y cereales integrarles; los vegetarianos absolutos pueden tener deficiencia de este mineral (5).

Las principales fuentes de vitamina A son los huevos, el hígado, las carnes y los pescados grasos y de la provitamina A son las zanahorias, la calabaza y las verduras como el brócoli (5).

La vitamina C tiene propiedades antioxidantes importantes; se recomienda cinco porciones de frutas y verduras al día para suplir las necesidades diarias de esta vitamina pues esos alimentos son sus fuentes principales (5).

 La vitamina B6 participa en un gran número de sistemas enzimáticos asociados con el metabolismo del nitrógeno; se recomienda que los jóvenes consuman grano entero, carne de ave, pescado, huevos,
hortalizas de hoja verde y frutas en su dieta para asegurar una ingesta adecuada (5).

 La vitaminaB12 es necesaria para el crecimiento rápido de las células y sus fuentes  son los productos de origen animal y en los adolescentes vegetarianos existe riesgo de deficiencia de esta vitamina (5).

 La niacina, riboflavina y tiamina son importantes para el metabolismo energético que esta aumentado en los adolescentes, por lo cual ellos deben consumir pan, cereales, frutas, verduras y productos lácteos (5).

 Dietas vegetarianas

 La American Dietetic Association reconoce que las dietas vegetarianas bien planificadas son compatibles con un buen estado nutricional (10).

Un estudio realizado en Australia del sur por Worsley y Skrzypiec en 1997 revela que el vegetarianismo en adolescentes es un fenómeno principalmente femenino y que 8 al 10% son vegetarianos exclusivos y del 32 al 37% tienen restricción exclusiva de carne. Los diferentes tipos de dieta vegetarianas son la Lacto vegetariana y los vegetarianos absolutos (5), estos últimos son mas propensos a tener deficiencias nutricionales, por lo cual hay que dar una adecuada consejería e iniciar la suplementacion de zinc, vitamina B12, calcio y ácido fólico y se debe promover todos los alimentos promotores de la absorción de los diferentes nutrientes.

 Indicaciones de suplementación

 No hay que utilizar suplementos nutricionales en todos los adolescentes, solo los siguientes grupos necesitan vitaminas adicionales (5):

  1. Los adolescentes con diagnóstico de alergia a la leche  requieren suplementos de calcio.
  2. Vegetarianos exclusivos  requieren vitamina B12.
  3. Las adolescentes embarazadas necesitan suplencia de ácido fólico 4 semanas antes concepción y 12 semanas de esta.

 Guía de alimentación diaria recomendada en adolescentes

 Este es un modelo de plan nutricional ideal para el  adolescente  (10).

  • 3-4 tazas de leche descremada o semidescremada o yogurt: fuente de calcio, vitamina D, riboflavina y en algunos adolescentes vegetarianos consumo adecuado de proteína.
  • 5 o mas raciones de frutas frescas, congeladas, secas, crudas o cocinadas y/o verduras: amarrillas, naranjas, verdes, oscuras o rojas
  • 2 porciones (60 a 90 gramos cada una) de alimentos proteicos magros.
  • 6 a 11 porciones de granos, panes y cereales (grano entero), pasta, arroz, papas y otros almidones para satisfacer las necesidades energéticas.
  • Pequeñas cantidades, tal vez una vez por día de alimentos ricos en grasa y en azúcar, como postres, bebidas gaseosas, dulces, galletas y pastelitos de poco valor energético.
  • Sin embargo es importante recordar que la ingesta calórica debe balancearse de acuerdo al gasto energético.

 Pirámide alimentaria

 La pirámide de estilos de vida saludables para niños y adolescentes desarrollada por la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte  de la Universidad Politécnica de Madrid, pretende abarcar todos los factores de riesgo que alteran la salud del adolescente. La propuesta  es una pirámide tridimensional con cuatro caras. La primera cara explica la ingesta diaria, indicando que es importante consumir 5 comidas diarias y dedicarle el tiempo necesario a cada comida. La cara número dos indica las actividades diarias que deben realizar los adolescentes como son dormir bien, actividades deportivas y evitar las actividades sedentarias y también hay que dedicarles tiempo a dichas actividades. La tercera cara incluye la guía alimentaria de alimentos saludables explicada anteriormente y la última cara considera la higiene y la salud en general y  todas las actividades preventivas como evitar el tabaco, el alcohol. Finalmente  la base de la pirámide, representa el crecimiento saludable, y para alcanzarlo es importante cumplir las recomendaciones de las caras anteriormente mencionadas.

 Conclusiones

 Los servicios preventivos de los Estados Unidos Task Force, concluyen que la evidencia es insuficiente para realizar recomendaciones a favor o en contra de la consejería para promover hábitos alimentarios saludables en los pacientes. (recomendación I); sin embargo esta recomendación se vuelve grado B cuando son adultos con enfermedades crónicas como hiperlipidemia y alto factor de riesgo cardiovascular; el equipo de Medicina Familiar de La Pontificia Universidad Javeriana concluye que en los adolescentes si se debe realizar consejería para una adecuada alimentación como medio educativo e informativo, ya que hay alta carga de enfermedades crónicas y estas enfermedades son lineales en el tiempo, a pesar de que sus manifestaciones son en la edad adulta es importante prevenirlas desde las edades tempranas de la vida. En la actualidad, existe evidencia científica de que los factores de riesgo para enfermedades crónicas se establecen durante la infancia y la adolescencia (11).

 Estamos completamente de acuerdo con la pirámide alimentaria propuesta por el grupo Español ya que es una pirámide mas completa y en ella están incluidos los hábitos saludables que incluyen una adecuada nutrición, la cual tiene la potencialidad de impactar favorablemente la salud.

Es importante que la consejería en nutrición se realice en etapas tempranas de la vida, es decir, lo ideal es que se inicie desde el nacimiento y se dirija a los padres, pues de esta forma aumenta la probabilidad de adquisión de hábitos saludables en el hogar.

La consejería individual se debe complementar con medidas de salud pública que favorezcan la toma de opciones individuales saludables (mayor oferta de frutas y verduras, disminución de precios de alimentos saludables, políticas para promover el cultivo, venta y comercialización de alimentos ricos en fibra, incrementar el precio de la comida chatarra, que los colegios promuevan actividad física, etc.).

 Es importante realizar una adecuada historia clínica donde siempre se inda- gen los factores de riesgo para una nutrición no adecuada, realizar un examen físico exhaustivo donde se incluyan parámetros antropométricos como peso para la talla, IMC y valoración de la madurez sexual para identificar grupos de riesgo y poder realizar actividades preventivas y de seguimiento .

 Insistir sobre la importancia de la auto aceptación de la imagen corporal, fomentar la actividad física y alertar frente al peligro de dietas restrictivas que pueden ser perjudiciales a largo y corto plazo para la salud.

Recomendar a las personas que  deciden ser vegetarianas absolutas la complementación adicional con vitamina B12, Vitamina B6, acido fólico, hierro y calcio.

 Indicarles  que en vez de consumir gaseosas, bebidas azucaradas se incluya  el consumo de yogurt, leche para garantizar un aporte adecuado de  calcio.

 La consejería se debe realizar según las tareas evolutivas y la edad que tengan los adolescentes, por ejemplo, en la adolescencia temprana los adolescentes están dispuestos a hacer cualquier cosa que los haga verse mejor o que mejore su imagen corporal y por tanto el asesoramiento nutricional deberá ajustarse a metas a corto plazo y enfocarse en los problemas alimentarios que ejercen un impacto en el aspecto o rendimiento del adolescente. (2).

 En la adolescencia media los adolescentes expresan su deseo de independencia y tienden a rechazar los patrones alimentarios de la familia; el asesoramiento nutricional incluirá la toma de decisiones prudentes cuando se come fuera del hogar (2).

 En la adolescencia final los jóvenes piensan en el futuro y se interesan en mejorar su salud general; el asesoramiento nutricional durante esta etapa se enfocará en las metas a largo plazo, por ejemplo explicarles las recomendaciones  nutricionales y su  impacto a largo plazo (2).

 La nutrición es importante para procesos biológicos, físicos y bioquímicos, es esencial para el desarrollo y crecimiento del adolescente, ayuda a prevenir enfermedades crónicas, por tal motivo los profesionales de la salud deben ser muy responsables en brindar una adecuada asesoría y no dejar de lado  este tema tan importante para la salud en general.

 Bibliografía.

  1.  Nutrition and Physical Activity Guidelines for Adolescents July 2000, The California Department of health services.
  2. Nutrición y dietoterapia de Krause 2001 nutrición en la adolescencia pagina 281 a 293 21 de agosto del 2001.
  3. Organización panamericana de la salud. Salud de los Adolescentes OPS-OMS.
  4. Encuesta Nacional de la situación nutricional en Colombia 2005. ENSIN 2005.
  5. Food and Nutrition Guidelines for Healthy Adolescents June 2008.  New Zealand.
  6. 6.    Watkins B. Eating disorders in School-aged children. Child Adolesc Psychiatry Clin N Am. 2002. 11:185-200
    1. Food recommendations for the Spanish population. Nutr. Clin. diet. hosp. 2010; 30(1):4-14,
    2. Ministerio de protección social Resolución numero 030022121 del 2010. 9 de junio del 2010.
    3. Nutrición normal y dietas terapéuticas para niños parte III, 2000.

10. Dietary Recommendations for Children and Adolescents A Guide for Practitioners Consensus Statement From the American Heart Association circulation 2005.

11. The “healthy lifestyle guide pyramid” for children and adolescents Nutr Hosp. 2008;23(2):159-168

Explore posts in the same categories: 12 a 18 años - Adolescente, Problemas comunes

Etiquetas: , , ,

Tanto comentarios como pings de momento quedan cerrados.

2 comentarios en “Nutrición en los adolescentes”

  1. obbergton Dice:

    I like the valuable information you provide in your articles. I’ll bookmark your weblog and check again here frequently. I’m quite sure I will learn plenty of new stuff right here! Best of luck for the next!


  2. This site certainly has all the info I needed concerning this subject and didn’t know who to ask.


Los comentarios están cerrados.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 96 seguidores

%d personas les gusta esto: