Tamización e intervención para alteraciones del desarrollo del habla y del lenguaje en preescolares

ACTA REUNION DE EQUIPO

REUNIÓN DE EQUIPO DE MEDICINA FAMILIAR

PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA

FECHA: Febrero 1 de 2007

TEMA: Tamización e intervención para alteraciones del desarrollo del habla y del lenguaje en preescolares

EXPOSITOR: Dr. Andrés Cadena (Residente 3er año Medicina Familiar)

ENCARGADO DEL ACTA: Dra. Nelci Becerra (Residente 2° año Medicina Familiar)

JUSTIFICACIÓN:

La identificación de niños en riesgo de retraso del desarrollo del lenguaje puede llevar a la realización de intervenciones que aumenten la posibilidad de mejoría.

La tamización para retardo en el desarrollo del lenguaje y el habla no se practica en cuidado primario, por lo cual surge el interrogante sobre que evidencia existe en la literatura mundial sobre éste tópico y qué grado de recomendaciones se encuentran al respecto.

Al revisar la literatura se encuentra lo siguiente:

  • No hay claridad sobre la forma como los médicos de cuidado primario deben evaluar problemas de lenguaje.
  • 43% de padres: sus hijos entre 10 y 35 meses no recibieron ningún tipo de evaluación del desarrollo durante la consulta de cuidado primario.
  • 30% de padres reportaron que el médico nunca les preguntó cómo se comunicaba el niño.
  • Barreras potenciales para tamización:
    • Falta de tiempo
    • Falta de protocolos claros
    • No hay claridad sobre quien debe hacerlo
    • No existe patrón de oro al respecto

Como una manera de despejar nuestras dudas, se analizó críticamente el artículo Screening for Speech and Language Delay in Preschool Children, February 2006, U.S. Preventive Services Task Force (USPSTF).

CONCLUSIONES:

Aunque valoraciones a corto plazo podrían evidenciar una mejoría en las habilidades de lenguaje y habla, no existen estudios a largo plazo que lo corroboren.

No hay estudios disponibles acerca de:

· La efectividad de la tamización

· Sus efectos adversos

· El rol del abordaje de estos problemas en cuidado primario

· La efectividad a largo plazo de las intervenciones en desenlaces diferentes al desarrollo del lenguaje para niños identificados con retraso en estos aspectos

· Efectos secundarios de estas intervenciones

· No hay estudios que determinen la edad óptima y la frecuencia con la cual se debe hacer la tamización

· Su aplicación en el cuidado primario de la salud.

· El uso de factores de riesgo para tamización selectiva no ha sido evaluado y no ha sido desarrollada una lista de factores de riesgo específicos para guiar a los médicos de cuidado primario

USPSTF concluye que la evidencia es insuficiente para una recomendación a favor o en contra del uso de instrumentos de tamización en cuidado primario para detectar retraso en desarrollo del lenguaje en niños de hasta 5 años: Recomendación I (Insuficiente).

Adicionalmente en la reunión se revisaron punto por punto los criterios de Frame y Carlson para tamización:

1. La condición debe tener un efecto significativo sobre la cantidad o calidad de vida

2. Debe disponerse de métodos apropiados de tratamiento

3. La condición debe tener un periodo asintomático durante el cual la detección y el tratamiento reduzcan significativamente la morbilidad o mortalidad

4. El tratamiento en la fase asintomática debe tener un resultado terapéutico superior al obtenido con el tratamiento una vez que aparezcan los síntomas

5. Debe disponerse de pruebas aceptables para el paciente, a un costo razonable, para detectar la condición en el periodo asintomático

6. La incidencia (frecuencia) de la condición debe ser suficiente para justificar el costo del tamizaje

De la primera pregunta se puede decir que ésta condición en particular, que compromete del 5-8% de la población en edad preescolar (USA), tiene un efecto significativo sobre la calidad de vida, a nivel individual más que poblacional. Esto podría evidenciarse en el desarrollo evolutivo del niño en desenlaces como bajo rendimiento académico, alteraciones psicosociales, rechazo social entre otros y en la edad adulta en problemas de tipo laboral, productivo y psicosocial.

Hubo consenso del grupo sobre que no existe evidencia que justifique la inclusión de esta actividad de tamización al analizar los cinco criterios restantes de Frame y Carlson. Esto en razón a que los trastornos del habla y del lenguaje son de naturaleza mixta y variable, por lo que no se tiene claridad sobre la historia natural de la enfermedad y no es posible reconocer un período asintomático como tal que permita detectar precozmente el problema y por tanto no es posible tampoco evaluar el impacto de una intervención temprana.

A pesar de este déficit de evidencia, como médicos de cuidado primario no podemos quedarnos estáticos frente a esta problemática y siempre es necesario realizar una evaluación detallada y completa del niño haciendo énfasis en los hitos del desarrollo y los factores de riesgo que nos puedan orientar sobre la presencia de algún problema del lenguaje y del habla en éste grupo etario. Adicionalmente, debemos tener en cuenta que niños en riesgo de desarrollar alteraciones lingüísticas presentan concomitantemente dificultades en la interacción social y en el juego.

El médico de cuidado primario debe orientar las preocupaciones de los padres sobre el desarrollo del lenguaje, siendo el lenguaje un indicador temprano del desarrollo global y de la capacidad cognitiva de un niño.

Revisado: Dra. Luz Helena Alba T.

Un comentario

  1. Lic.Karenn Rodríguez dice:

    me parece que el presente fue un gran esfuerzo de búsqueda, sin embargo la asociación que da mayor informción sobre el tamizaje es la asociación americana de pediatría y aunque los esfuerzos van dirigidos a los pediatras, las recomendaciones pueden llevarse a cabo también por el médico o cualquier profesional de la salud de primer contacto, el documento de 2001 y 2006 disponible en línea en la página de la asociación pueden serle de gran utilidad.

Los comentarios están cerrados.