Tamización y quimioprofilaxis para anemia por déficit de hierro en niños y mujeres embarazadas

 

ACTA REUNION DE EQUIPO No. 4

REUNIÓN DE EQUIPO DE MEDICINA FAMILIAR

PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA

 

 

FECHA: Febrero 22 de 2007

TEMA: Tamización y quimioprofilaxis para anemia por déficit de hierro en niños y mujeres embarazadas

EXPOSITOR: Dr. Jairo González (Residente 1er año Medicina Familiar)

ENCARGADO DEL ACTA: Dr. Andrés Cadena (Residente 3er año Medicina Familiar)

JUSTIFICACIÓN:

  1. Dos billones de personas en el mundo sufren de anemia por déficit de hierro
  2. En países en desarrollo, en promedio 50% de las embarazadas sufren de anemia
  3. Entre los menores de 4 años del 6% a 66% son anémicos y la mitad de ellos sufren de anemia por déficit de hierro
  4. En Colombia la prevalencia de anemia en menores de 4 años es de 33% y en mujeres embarazadas está alrededor del 45%; en mujeres que viven en condiciones de desplazamiento se estima una prevalencia entre el 55% a 60%

Están claramente definidos los factores de riesgo y los desenlaces relacionados con la presentación de esta condición clínica en los grupos mencionados a saber:

Menores de un año:

  1. Factores Dietarios: uso de fórmulas lácteas no fortificadas, ingesta de leche de vaca en forma temprana y la no suplementación de hierro en aquellos que reciben leche materna
  2. Factores Prenatales y Perinatales: anemia materna durante el embarazo, prematurez, bajo peso al nacer, estancia prolongada en unidad de cuidado intensivo, diabetes materna pobremente controlada
  3. Factores socioeconómicos: nivel socioeconómico bajo y migraciones

Desenlaces: anormalidades del desarrollo psicomotor y cognitivo, déficit neurológico, retardo mental leve o moderado, disminución del rendimiento escolar.

Mujeres embarazadas:

Obesidad, migraciones, dieta vegetariana estricta, menorragias, perdidas sanguíneas por el aparato gastrointestinal, parasitismo intestinal y pertenecer a grupos poblaciones minoritarios.

Desenlaces: parto prematuro (RR 2), bajo peso al nacer (RR3), aumento de la mortalidad perinatal y depresión post parto, la asociación con ruptura prematura de membranas es menos clara.

Se revisaron punto por punto los criterios de Frame y Carlson para tamización y se llego a las siguientes conclusiones:

  1. La condición clínica en teoría compromete en forma significativa la cantidad y calidad de vida de ambos grupos poblacionales mencionados, aunque no existe soporte claro en la evidencia que lo confirme de manera contundente.
  2. Si se posee de métodos apropiados de tratamiento para cada grupo poblacional, aunque la evidencia nos muestra que la intervención sólo modifica los resultados de las pruebas hematológicas.
  3. No hay estudios sólidos que nos den respuesta acerca de los resultados de intervención en fase asintomática vs. fase sintomática.
  4. La prueba con mayor sensibilidad y especificidad para detectar anemia por déficit de hierro es la cuantificación sérica de los niveles de ferritina; sin embargo, la prueba de tamización propuesta es la determinación de niveles de hemoglobina y hematocrito que resultarían sensibles pero no lo suficientemente específicos.
  5. Es claro que la frecuencia de la condición clínica justifica la realización de pruebas de tamización.

 

Con respecto a la quimioprofilaxis y sus posibles efectos deletéreos se mencionó:

 

  • El suplemento de hierro en embarazadas aumenta la viscosidad sanguínea y el riesgo de presentar infartos placentarios.

  • El suplemento de hierro en niños no es inocuo y se han reportado casos de hemocromatosis.

CONCLUSIONES:

  • La evidencia sigue siendo insuficiente para recomendar la tamización en niños y mujeres embarazadas en general para anemia ferropénica a pesar de los beneficios teóricos que esta estrategia podría tener. Al realizar el análisis de la pertinencia de esta actividad se deben tener en cuenta los factores de riesgo.

  • Respecto a la administración quimioprofiláctica de hierro no se considera una recomendación universal pero debería considerarse en grupos de pacientes seleccionados:

  • Niños mayores de 4 meses que se encuentre recibiendo alimentación con fórmula o con leche de vaca y en aquellos niños mayores de 6 meses con lactancia materna.

  • Considerar la prescripción de hierro en mujeres embarazadas con factores de riesgo desde el primer control prenatal.

 

Revisado: Dra. Luz Helena Alba T. MD.