Promoción de la actividad física en población sana

ACTA REUNIÓN DE EQUIPO NO. 7
REUNIÓN DE EQUIPO DE MEDICINA FAMILIAR
PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA

PROMOCIÓN DE LA ACTIVIDAD FÍSICA EN POBLACIÓN SANA

Fecha: 15 de marzo de 2007
Expositor: Dra. Gigliola Ortiz (Residente de primer año de medicina familiar)
Encargado del acta: Nelci Astrid Becerra Martínez. (Residente de segundo año medicina familiar)
Docente encargado: Dr. Ricardo Alvarado

JUSTIFICACIÓN

El sedentarismo (escasa o ninguna actividad física recreacional, ocupacional o en el hogar) tiene un alto costo humano en términos de salud: acorta los años de vida, reduce la calidad de vida, limita la independencia funcional y es uno de los factores de riesgo de muchas enfermedades y condiciones crónicas como la enfermedad cardiovascular, hipertensión arterial, diabetes, obesidad, osteoporosis, cáncer de colon y depresión, entre otras.

Los resultados de extensos programas de investigación llevan a concluir que la actividad física aumenta la longevidad, y en gran medida, protege contra la manifestación de las principales enfermedades crónicas no transmisibles. No hay duda alguna sobre los beneficios de la actividad física regular como un hábito de vida saludable, que sencillamente permite que la gente funcione, se sienta y se vea mejor.

A pesar de los beneficios comprobados de la actividad física, más del 50% de adultos de los EEUU no realizan actividad física suficiente para obtener beneficios, y alrededor del 24% no realiza ninguna actividad física durante su tiempo libre.

En Colombia, según datos del Estudio Nacional de Factores de Riesgo para Enfermedades Crónicas (ENFREC II 1999 – 2000), el 35,1% de los encuestados realizaban actividad física aeróbica con una frecuencia de una vez por semana, el 21,2% la realizaban con una frecuencia de tres veces por semana, y el 52,7% de los adultos encuestados nunca realizaban ningún tipo de actividad física.
Teniendo en cuenta éstos aspectos, es absolutamente pertinente para el departamento de Medicina Preventiva y Social, revisar profundamente el tema con el fin de adoptar las recomendaciones al respecto como una manera de impactar en la promoción de la salud y en la prevención de las enfermedades más prevalentes relacionadas con el sedentarismo.

DESARROLLO DEL TEMA

Es claro el beneficio de la actividad física sobre el estado de salud de las personas, específicamente el efecto acumulado del ejercicio si es adecuadamente prescrito; no obstante es necesario tener en cuenta que una prescripción inadecuada puede ocasionar riesgos y efectos adversos relacionados como lesiones musculares entre otros.

Teniendo en cuenta que la mayoría de estudios revisados fueron muy variables en cuanto a los criterios diagnósticos utilizados, fue necesario estandarizar las principales definiciones relacionadas con éste tema:

  • Actividad Física: Movimiento corporal producido por la contracción del músculo esquelético, con incremento del gasto calórico.
  • Irregularmente activo: Persona que ha realizado ejercicio al menos 2 sesiones a la semana en su tiempo libre durante el ultimo mes.
  • Regularmente activo: Persona que realiza ejercicio 3 o mas sesiones a la semana en su tiempo libre durante el ultimo mes.
  • Deportista: Persona que realiza mas de 10 horas de ejercicio a la semana
  • Deporte: Ejercicio realizado bajo reglas predeterminadas y que involucra la competencia como objetivo máximo.
  • Ejercicio: Movimiento corporal planeado estructurado y repetitivo, que mejora o mantiene uno o mas componentes del fitness.
  • Fitness: Conjunto de atributos que tienen las personas y que se relaciona con la Habilidad para desempeñar una actividad física.

Por otra parte, se consideró durante el desarrollo del tema que antes de promocionar la actividad física regular como un hábito de vida saludable, es importante evaluar y determinar la etapa del cambio de comportamiento en que se encuentre el paciente (modelo de Prochaska), con el fin de lograr una intervención objetiva, acorde y efectiva:

  1. Etapa precontemplativa (no está preparado para cambiar)
  2. Etapa contemplativa: pensando acerca del cambio
  3. Etapa de preparación para la acción
  4. Etapa de acción (actividad física regular)
  5. Etapa de mantenimiento de un buen estado físico

El médico familiar tiene como fin acompañar al paciente en todas y cada una de estas etapas con el fin de planear de una forma estructurada las estrategias más adecuadas de intervención para promover la actividad física como hábito de vida saludable.

Una vez que hemos caracterizado al paciente, teniendo en cuenta los datos más relevantes de su historia clínica y el grado de motivación acerca de iniciar actividad física regular, es necesario realizar la prescripción adecuada del ejercicio en forma individualizada en cuanto al tipo de ejercicio a recomendar, la frecuencia, su duración y el nivel de intensidad.

REVISIÓN DE LA EVIDENCIA DISPONIBLE:

El USPSTF realizo una revisión sistemática enfocada en estudios controlados publicados desde 1996 por las guías USPSTF dirigidos a determinar si la consejería a los adultos en el cuidado primario incrementa y mantiene la actividad física, y si es el caso, cuál de las intervenciones es la más efectiva.
Se realizaron búsquedas en la base de datos de Cochrane de revisiones sistemáticas y estudios controlados registrados hasta Marzo del 2002 y en MEDLINE y en la base de datos del HealthStar desde 1994 hasta Marzo del 2002. Sin embargo cabe anotar que ésta revisión no abarcó todas las bases de datos existentes (como EMBASE, por ejemplo) lo cual sugiere que la revisión no fue totalmente completa.

La mayoría de los estudios revisados fueron muy heterogéneos, con diferentes maneras de evaluar la efectividad de las intervenciones para la promoción de la actividad física en la población sana. Adicionalmente la mayoría de los estudios eran de calidad variable, con muchos errores metodológicos y con resultados mixtos y no conclusivos. No se encontraron estudios en niños ni adolescentes sobre éste tópico. No fue posible realizar un adecuado balance de riesgos – beneficios sobre la consejería rutinaria para promover la actividad física en adultos con la información disponible.

El USPSTF concluye que la evidencia es insuficiente para recomendar la consejería en el cuidado primario orientada a promover la actividad física.
Recomendación I (Insuficiente).

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES

Teniendo en cuenta que la evidencia disponible hasta ahora acerca de la efectividad de la consejería para la promoción de la actividad física en adultos sanos no es suficiente por todos los aspectos anteriormente mencionados, el grupo de Medicina Familiar adopta las siguientes recomendaciones para la promoción de la actividad física entre adultos sanos basados en dos puntos claves: las implicaciones para la práctica y por otra parte las implicaciones para la investigación.
1. En cuanto a las implicaciones sobre la práctica diaria, nos inclinamos a continuar la consejería aún cuando no exista soporte suficiente en la literatura acerca de la efectividad de las intervenciones de promoción y consejería sobre la actividad física en adultos sanos. Es necesario dejar claro que la evidencia disponible sobre los beneficios de la actividad física en la salud de las personas si es muy sólida y no hay discusión al respecto. Así que en consenso decidimos continuar realizando actividades de consejería sobre la promoción de la actividad física regular en adultos sanos, de la mano con actividades educativas a nivel individual, grupal y comunitario, sobre la base de un programa adecuadamente estructurado, teniendo en cuenta el estado de motivación de los pacientes e individualizando la manera de prescribir el ejercicio de una forma adecuada para lograr los beneficios propios de la actividad física sobre la salud en general. Dentro de las actividades a realizar resaltamos las siguientes:

  • Preguntar hábitos de actividad física mediante preguntas sencillas o cuestionarios estandarizados.
  • Informar sobre el papel protector que la actividad física ejerce sobre la salud.
  • Valorar el hábito: activo, parcialmente activo o inactivo.
  • Aconsejar el inicio, mantenimiento o aumento de sus niveles de actividad física habitual, o realizar algún ejercicio aeróbico o deporte durante más de 30 minutos más de tres veces a la semana o acumular ≥30 minutos/día de actividad física intensa.
  • Seguimiento con una periodicidad no inferior a 3 meses, ni superior a 2 años

Adicionalmente recalcamos la importancia del trabajo interdisciplinario para mejorar la efectividad de las estrategias de promoción de la actividad física, que en nuestro caso particular nos ha dado muy buenos resultados.

2. Implicaciones sobre la investigación: es evidente la necesidad de realizar más estudios de buena calidad sobre éste aspecto en particular, y existe una motivación de grupo para iniciar estudios en nuestro medio que nos permita obtener datos reales de nuestra población.

BIBLIOGRAFIA:

  1. González Gallego J. Fisiología de la Actividad Física y del deporte.
  2. De Jong G. Et al., ACSM’S. Guidelines For Exercise testing and Prescription. Michigan Health Hospital, 2003 Jul-Aug; 39(4):29-7
  3. Behavioral Counseling in Primary Care to promote Physical Activity, USPSTF, Ann Intern Med. 2002; 137(3): 205-207.