Vacuna contra la varicela

 

ACTA REUNIÓN DE EQUIPO

REUNIÓN DE EQUIPO DE MEDICINA FAMILIAR

PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA

Título: VACUNAS CONTRA LA VARICELA

Fecha: Septiembre 13 de 2007

Expositor: Dr. Javier Gómez (Residente de Primer año medicina familiar).

Encargado del acta: Ruth Cristina González Bautista (Residente de primer año medicina familiar).

Docente encargado: Dr. Ricardo Alvarado.

 

JUSTIFICACIÓN

La revisión del tema presenta la importancia de conocer el impacto de la vacuna contra la varicela para cubrir como parte de un programa nacional de inmunización. La vacunación de los adolescentes y adultos jóvenes protegiendo personas en riesgo, disminuyendo repercusiones significativas en la epidemiología de la enfermedad. Si se logra alcanzar y mantener una cobertura alta o si se tiene una cobertura parcial, la epidemiología puede cambiar y existirá un aumento en el numero de casos en los niños de mayor edad y en los adultos.

DESARROLLO DEL TEMA

ANTECEDENTES:

La varicela es una enfermedad vírica transmisible, presente en todo el mundo. En los climas templados del Hemisferio Norte se declara principalmente al final del invierno y al comienzo de la primavera. Las tasas de ataque secundario se acercan al 90% en los contactos susceptibles en la familia. Su agente causante, el virus de la varicela Zoster (VZV), se mantiene mediante gotitas o aerosoles o por contacto directo y los enfermos suelen ser contagiosos desde unos días antes de la aparición de la erupción hasta que este han formado costras. Una vez declarado un caso en una población susceptible, es muy difícil evitar que se produzca un brote. Como la infección subclínica es rara, casi todas las personas contraen la enfermedad.

En los climas templados, la mayor parte de los casos se producen antes de los 10 años de edad. La epidemiología es menos conocida en las zonas tropicales, en las que hay una proporción relativamente elevada de adultos de algunos países que son seronegativos. La varicela se caracteriza por la aparición de una erupción vesicular con prurito, que suele comenzar en el cuero cabelludo y en el rostro, va acompañada de fiebre y malestar. A medida que las vesículas se extienden por el tronco y las extremidades se van secando las primeras vesículas. Normalmente se necesitan 7- 10 días para la desaparición total de las costras.

Aunque la varicela suele ser una enfermedad infantil benigna y raramente se define como un problema importante de salud pública, en ocasiones pueden presentarse complicaciones por la aparición de neumonía o encefalitis inducida por el VZV, que a veces llevan a secuelas persistentes o a la muerte. En general las complicaciones y las defunciones debidas a la varicela se observan con mayor frecuencia en adultos que en niños.

EL PATÓGENO:

El VZV es un virus ADN de cadena doble perteneciente a la familia de los herpes virus. Solamente se conoce un serotipo y el ser humano es el único reservorio. El VZV penetra en el huésped a través de la mucosa de la nasofaringe y provoca casi invariablemente la enfermedad clínica en las personas susceptibles. El periodo de incubación suele ser de (10-21) días. Después de la varicela, el virus persiste en los ganglios nerviosos sensoriales, a partir de los cuales se puede reactivar posteriormente para provocar el herpes zoster.

RESPUESTA INMUNITARIA:

La infección natural induce inmunidad para toda la vida frente a la varicela clínica prácticamente en todas las personas competentes. Los recién nacidos de madres inmunes están protegidos por los primeros meses de vida por los anticuerpos adquiridos pasivamente. Se puede obtener una protección temporal de las personas no inmunes mediante la inyección de la inmunoglobulina contra la varicela zoster en los tres días siguientes de la exposición. La inmunidad adquirida durante la varicela no impide el establecimiento de una infección latente por el VZV ni la posibilidad de una reactivación posterior en forma de herpes zoster.

VACUNAS CONTRA LA VARICELA

Las vacunas contra la varicela comercializada actualmente se basan en la cepa de Oka del VZV, que se ha modificado mediante propagación secuencial en distintos cultivos celulares. Se han sometido a numerosas pruebas diversas formulaciones de dichas vacunas vivas atenuadas y se ha autorizado su utilización en el Japón, la República de Corea, Estados Unidos y varios países de Europa.

Después de una dosis única, se observa seroconversión en alrededor del 95% de los niños sanos.

La edad óptima para la vacunación contra la varicela es la de 12-24 meses. En el Japón y en varios otros países se considera suficiente una sola dosis de la vacuna. En los Estados Unidos se recomiendan dos dosis con un intervalo de 4- 8 semanas para los adolescentes y los adultos, de los cuales han mostrado seroconversiòn el 78% después de la primera dosis y el 99% después de la segunda.

Cuando se administra en puntos separados y con jeringuillas diferentes, la vacunación simultánea contra la varicela y contra otras enfermedades es tan inocua e inmunogénica como cuando se administran las vacunas a intervalos de varias semanas.

La inmunidad contra la varicela tras la vacunación permanece por lo menos de 10 a 20 años. En los Estados Unidos, la vacunación infantil contra la varicela confiere una protección del 70 – 90% contra la infección y mayor del 95% contra la enfermedad grave hasta 7 a 10 años después de la inmunización. Sin embargo tanto en el Japón como en los Estados Unidos la cobertura de la población por la vacuna es bastante limitada y el VZV de tipo salvaje que sigue circulando probablemente provoque una reactivación después de la vacunación.

EFECTOS ADVERSOS ASOCIADOS CON LA VACUNA

En los niños sanos, los efectos adversos de la vacunación se limitan a tumefacción y enrojecimiento locales en el lugar de la inyección durante las primeras horas después de la vacunación (27%) y en un pequeño numero de casos (<5%) la aparición de una enfermedad benigna del tipo de la varicela acompañada de erupción en las primeras cuatro semanas .

El Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas ( VAERS) ha recibido informes de aparición de casos de encefalitis, ataxia, neumonía, trombocitopenia, artropatía y eritema multiforme después de la vacunación.

CONTRAINDICACIONES:

Antecedentes de reacciones anafilácticas a algún componente de la vacuna (incluida la neomicina), el embarazo (debido al riesgo teórico para el feto se debe evitar el embarazo durante las cuatro semanas siguientes a la vacunación) , la presencia de una enfermedad grave y los trastornos inmunitarios avanzados de cualquier tipo.

Los antecedentes de trastornos inmunitarios congénitos en miembros de la familia directa representan una contraindicación relativa.

CONCLUSIONES

  • Las autoridades que estudian la posibilidad de utilizar la vacuna contra la varicela en los programas de inmunización sistemática deben tener en cuenta la epidemiología de la enfermedad y sus repercusiones en la salud pública.
  • La mayoría de los países en desarrollo tienen otras enfermedades prevenibles mediante vacunas que producen una morbilidad y una mortalidad considerablemente mayores y la introducción sistemática de la vacuna contra la varicela en sus programas nacionales de inmunización no es prioritaria.
  • Las vacunas actuales contra la varicela parecen ajustarse a las directrices indicadas de la OMS por lo que respecta a su utilización en los países industrializados. Sin embargo desde una perspectiva mundial hay limitaciones debidas al precio y el sistema de conservación.
  • La probabilidad de que todos los niños contraigan la varicela, unida a una estructura socioeconómica que supone unos costos indirectos elevados para cada caso, hace que la varicela sea relativamente importante en los países industrializados de clima templado.
  • Es necesario seguir investigando las consecuencias de la varicela a escala mundial.
  • La OMS no recomienda por el momento la inclusión de la vacunación contra la varicela en los programas de inmunización sistemática de los países en desarrollo porque existe mayor relevancia para otras enfermedades que repercuten más en la salud publica.
  • La vacuna contra la varicela se puede utilizar a escala individual para proteger a los adolescentes y los adultos sensibles, o a escala poblacional, para cubrir a todos los niños como parte de un programa nacional de inmunización.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Chaves SS, Gargiullo P, Zhang JX, et al. Loss of vaccine-induced immunity to varicella over time. New  England Journal Medicine 2007 Mar 15; 356.
  2. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Vaccination coverage among children entering school–United States, 2005-06 school year. MMWR  Rep. 2006 Octubre 20.
  3. Vázquez M, LaRussa PS, Gershon AA, Niccolai LM, Muehlenbein CE, Steinberg SP et al. Effectiveness over time of varicella vaccine. JAMA 2004; 291(7):851-85
  4. Vazquez M. Varicella zoster virus infections in children after the introduction of   live attenuated varicella vaccine. Pediatría 2004.

Un comentario

  1. kual es el agente causante??

Los comentarios están cerrados.