Ranelato de estroncio en las fracturas osteoporóticas

 

ACTA REUNIÓN DE EQUIPO

REUNIÓN DE EQUIPO DE MEDICINA FAMILIAR

PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA

Tema: Ranelato de estroncio en las fracturas osteoporóticas

Expositor: Dr. Carlín José Bastidas Mejía (Residente segundo año medicina familiar)

Acta: Dr. Martín Cañón

INTRODUCCIÓN

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la osteoporosis como “una enfermedad esquelética sistémica, caracterizada por baja masa ósea y deterioro en la microarquitectura del tejido óseo, que origina aumento de la fragilidad ósea con el consecuente incremento en el riesgo de fractura.” Afecta principalmente a mujeres postmenopáusicas y es considerada el quinto problema de salud a nivel mundial.

Es una condición que genera grandes consecuencias clínicas y altos costos de atención. En E.E.U.U. afecta a más10 millones de personas (200 millones de mujeres en el mundo) y se espera que alrededor de 14 millones sufran de la enfermedad para el año 2020.

Las proyecciones indican un aumento de fracturas de cadera de 1.7 millones en 1990 a 6.3 millones para el año 2050. Uno de cada 5 pacientes que presentan este tipo de fractura muere durante el primer año posterior al trauma. Menos de un tercio van a recuperar su nivel de funcionamiento físico previo.

Las fracturas vertebrales se asocian a un aumento de la morbilidad (dolor de espalda, deformidad, disminución de la talla y mortalidad). Múltiples fracturas torácicas pueden resultar en una enfermedad pulmonar restrictiva; y las fracturas lumbares en alteración de la anatomía abdominal, teniendo consecuencias como estreñimiento, dolor y distensión abdominal e hiporexia. También, por los cambios estéticos y limitaciones físicas, se observan alteraciones emocionales incluyendo depresión y ansiedad.

En E.E.U.U. los costos directos por fracturas osteoporóticas (U$ 17.000 millones) son superiores a los producidos por enfermedad cerebrovascular (ECV), cáncer de seno, diabetes o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). En el mundo la tendencia es similar, con gastos por fracturas osteoporóticas que inclusive se incrementan por encima de la inflación.

En el momento existen tratamientos farmacológicos efectivos para el manejo de la osteoporosis, (como los bifosfonatos, estrógenos, moduladores selectivos de estrógenos, etc.). El ranelato de estroncio es una nueva molécula de administración oral para el tratamiento de la osteoporosis postmenopáusica. Consiste de 2 átomos de estroncio estable y un ácido orgánico (ranelato). Actúa aumentando la masa ósea de los cuerpos vertebrales y la diáfisis femoral, mejorando índices de microarquitectura como volumen óseo cortical y trabecular. Simultáneamente disminuye la resorción ósea y aumenta la extensión de la superficie de mineralización. Cumple entonces con dos funciones, aumento de la formación de hueso y disminución de la resorción ósea, lo que lo hace diferente a otros tratamientos para la osteoporosis.

Efectos en los osteoblastos

  • Incrementa la proliferación de osteoblastos.
  • Incrementa la diferenciación osteoblástica.
  • Incrementa la actividad osteoblástica.

Efectos en los osteoclastos

  • Disminuye la diferenciación osteoclástica.
  • Disminuye la actividad resortiva osteoclástica.
  • Incrementa la apoptosis de osteoclastos.

REVISIÓN DE LA EVIDENCIA

Tres estudios relevantes se encontraron en la búsqueda bibliográfica.

El estudio de Meunier et al publicado en el New England Journal of Medicine en enero de 2004, tenía como objetivo confirmar si la toma de 2g orales de ranelato de estroncio en mujeres con osteoporosis postmenopáusica diminuía la incidencia de fracturas vertebrales y simultáneamente aumentaba la densidad mineral ósea (DMO).

Es un estudio experimental, doble ciego, multicéntrico, placebo controlado con intención de tratar, realizado entre noviembre de 1996 y julio de 1998 y dio como resultados más relevantes:

  • Disminución significativa del riesgo de fractura del 49% en el grupo de ranelato de estroncio en el primer año (RR 0.51, IC 95% 0.36-0.74) y 41% en el tercer año (RR 0.59, IC 95% 0.48-0.73).
  • Disminución significativa del riesgo de fractura sintomática del 52% en el primer año (RR 0.48, IC 95% 0.29-0.80) y de 38% en el tercer año (RR 0.62, IC 95% 0.47-0.83).
  • Número necesario a tratar (NNT): 3.
  • En el grupo de ranelato de estroncio la DMO aumentó desde la línea de base 12.7% en la espina lumbar, 7.2% en el cuello femoral y 8.6% en cadera total a los tres años (P<0.001), que correspondería a un aumento de 14.4%, 8.3% y 9.8% respectivamente si se compara con el grupo placebo.

O’Donell et al, para la Colaboración Cochrane, realizaron un meta-análisis, con el objetivo de determinar la eficacia y seguridad del ranelato de estroncio para el tratamiento y la prevención de la osteoporosis postmenopáusica.

Realizaron una búsqueda de ensayos clínicos aleatorizados en MEDLINE, EMBASE y la Biblioteca Cochrane entre 1996 y 2005 encontrando 4 artículos que cumplían con los criterios de inclusión.

Los autores encontraron:

  • Reducción relativa del 41% en el riesgo de fracturas vertebrales en el primer año de tratamiento con ranelato de estroncio (RR 0.59, IC 95% 0.46-0.74) y de un 37% en el tercer año (RR 0.63, IC 95% 0.56-0.71) con dosis de 2g al día.
  • Reducción relativa del 52% en el riesgo de fracturas sintomáticas vertebrales en el primer año de tratamiento (RR 0.48, IC 95% 0.29-0.80) y de un 38% para el tercer año (RR 0.62, IC 95% 0.47-0.83).
  • Reducciones no significativas en el riesgo de fracturas vertebrales con dosis menores: (0.5mg/día, RR 0.69 IC 95% 0.47-1.01; y 1gr/día, RR 0.94, IC 95% 0.68-1.30).
  • Reducción relativa de 14% en el riesgo de fracturas no vertebrales en el grupo de ranelato de estroncio 1g/día (RR 0.86, IC 95% 0.75-0.98) a los tres años de tratamiento.
  • Incremento en la DMO de mujeres osteoporóticas en un periodo de 2 años con 2g/día de ranelato de estroncio en espina lumbar (WMD – diferencia promedio ponderada – ajustada 5.44, IC 95% 3.41-7.46), cuello femoral (WMD 5.73, IC 95% 5.15-6.32) y cadera total (WMD 1.16, IC 95% 1.05-1.27).
  • Incremento significativo de la DMO con dosis de 1g/día en cuello femoral en mujeres sin osteoporosis (WMD 2.52, IC 95% 0.96-4.09) en un periodo de 2 años. A la misma dosis, en mujeres con o sin osteoporosis hubo un incremento significativo en la DMO en espina lumbar (WMD ajustada 2.14, IC 95% 0.70-3.58). En cadera total también se encontraron incrementos significativos con dosis de 0.5g/día y 1g/día.
  • Efecto benéfico significativo en la calidad de vida definido por el instrumento QUALIOST en mujeres osteoporóticas después de 3 años de tratamiento (p<0.05).

El estudio TROPOS (Reginster et al) evaluó la efectividad y tolerabilidad del ranelato de estroncio en la prevención de fracturas en mujeres postmenopáusicas con osteoporosis. Encontró una reducción del 16% en todas las fracturas no vertebrales en un periodo de seguimiento de 3 años (RR 0.84, IC 95% 0.702-0.995). También hubo una disminución del 19% en el riesgo de fracturas osteoporóticas mayores (cadera, pelvis y sacro, costillas y esternón, clavícula o húmero) (RR 0.81, IC 95% 0.66-0.98).El riesgo de una nueva fractura vertebral disminuyó en un 39% en el grupo de ranelato de estroncio en los primeros 3 años (RR 0.61, IC 95% 0.51-0.73). La DMO también incrementó después de los 6 meses de tratamiento en 5.7% en cadera total y 7.1% en cuello femoral a los 3 años de terapia (diferencias de 7.7% y 14% en sus respectivos grupos al compararlo con placebo).

En los tres estudios el efecto adverso más frecuente fue la diarrea, pero con tendencia a desaparecer en los primeros 3 meses de tratamiento.

CONCLUSIONES

El Grupo de Medicina Familiar de la Pontificia Universidad Javeriana, después de revisar la evidencia disponible, considera que el ranelato de estroncio es un tratamiento efectivo y seguro en dosis de 2g diarios para la prevención de fracturas vertebrales y no vertebrales en mujeres postmenopáusicas con osteoporosis. En dosis menores (0.5mg y 1g) hay un aumento significativo de la DMO en cuello femoral y espina lumbar sin que se traduzca en una disminución del riesgo de fracturas; no se recomienda el tratamiento a dichas dosis en mujeres con o sin osteoporosis.

Habría que esperar nuevos estudios que demuestren una efectividad similar a largo plazo y/o una superioridad frente a otras moléculas como los bifosfonatos.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Assessment of fracture risk and its applications to screening for postmenopausal osteoporosis. Report of a WHO Study Group. WHO Technical Report Series 843, Geneva, 1994.
  2. Lane NE. Epidemiology, etiology, and diagnosis of osteoporosis. Am J Obstet Gynecol 2006;194:S3-11.
  3. Tournis S, Economopoulos D, Lyritis GP. Strontium Ranelate: A novel treatmente in postmenopausal osteoporosis. Ann N Y Acad Sci 2006;1092:403-407.
  4. Meunier PJ, Roux C, Seeman E, Ortolani S, Badurski JE, Spector TD, Cannata J, Balogh A, Lemmel EM, Pors-Nielsen S, Rizzoli R, Genant HK, Reginster JY. The effects of strontium ranelate on the risk of vertebral fracture in women with postmenopausal osteoporosis. N Engl J Med 2004; 350:459-68.
  5. O’Donell S, Cranney A, Wells GA, Adachi JD, Reginster JY. Strontium ranelate for preventing and treating postmenopausal osteoporosis. Cochrane Database of Systematic Reviews 2006, Issue 4. Art. No. CD 005326. DOI: 10.1002/14651858.CD005326.pub3.
  6. Reginster JY, Seeman E, De Vernejoul MC, Adami S, Compston J, Phenekos C, Devogelaer JP, Diaz Curiel M, Goemaere S, Sorensen H, Felsenberg D, Meunier PJ. Strontium ranelate reduces the risk of novertebral fractures in postmenopausal women with osteoporosis: Treatment of Peripheral Osteoporosis (TROPOS) Study. J Clin Endocrinol Metab 2005;90: 2816-2822.

Un comentario

  1. sak tijax dice:

    seguridad, me interesa el riesgo de trombosis, que en ningun momento se menciona

Los comentarios están cerrados.