Tamización de dislipidemia en niños y adolescentes

REUNIÓN DE EQUIPO

MEDICINA FAMILIAR

PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA

Expositor: Dr. Fernando Hernández, residente de primer año especialización en medicina familiar.

Encargado del acta: Dr. Javier Gómez, residente de primer año especialización en medicina familiar.

Docente encargada: Dra. Luz Helena Alba T., Coordinadora académica especialización en medicina familiar.

DEFINICIÓN

La hipercolesterolemia familiar es un trastorno autosómico dominante caracterizado por la elevación en los niveles plasmáticos de colesterol de baja densidad con triglicéridos normales, xantomas en tendones y ateroesclerosis coronaria prematura.

Las hiperlipidemias secundarias se asocian a hipotiroidismo, obesidad, diabetes, enfermedades hepáticas o renales crónicas, SIDA, uso prolongado de anticonceptivos orales y otras enfermedades menos frecuentes.

JUSTIFICACIÓN

Se ha descrito que los niños y adolescentes con obesidad, sobre todo aquellos con un incremento en la grasa abdominal, pueden tener un perfil sérico de lípidos aterogénico, y que la dislipidemia representa un factor de riesgo cardiovascular.

Es frecuente la presencia de hipercolesterolemia en niños y adolescentes que vienen de familias en las cuales existe una alta incidencia de enfermedad cadiovascular en pacientes adultos. Por otra parte, autopsias realizadas a personas entre 2 y 39 años de edad han mostrado presencia de estrías adiposas y placas fibrosas en la aorta y arterias coronarias en etapas tempranas de la vida.

Algunos estudios han encontrado, entre ellos, The Bogalusa Heart Study, que los hijos de personas con enfermedad coronaria tienen mayor frecuencia de obesidad, niveles de colesterol y triglicéridos altos en la sangre y resistencia periférica a la insulina. Este mismo estudio encontró una prevalencia de sobrepeso del 13,7% y de obesidad del 11,38% para adolescentes entre los 11 y 17 años de edad en las décadas de los 80s y 90s. Fricela en Argentina, encontró que el 11% de los adolescentes presentaban valores de colesterol total por encima de 200 mg/dL y 35% presentaban valores por encima de 170 mg/dL.

En condiciones normales existe un aumento en los niveles de colesterol total al nacimiento, que posteriormente se estabiliza hacia los dos años de edad, con un pico antes de la pubertad y una disminución en la adolescencia. Existe evidencia sobre la correlación entre aumento de peso y elevación del perfil lipídico.

DESARROLLO DELTEMA

EVIDENCIA A FAVOR DE LA TAMIZACIÓN

  • El análisis de Marks, sobre costo-efectividad para tamización de hipercolesterolemia familiar en el Reino Unido, concluye que dado que la hipercolesterolemia familiar es una enfermedad potencialmente peligrosa, con un largo período asintomático, las pruebas de diagnóstico son confiables y el tratamiento con estatinas ha demostrado mejorar sustancialmente el pronóstico; es apropiado realizar tamización para esta enfermedad.
  • Este estudio encontró (dependiendo de la edad a la que se hizo el diagnóstico), un incremento en la esperanza de vida de entre 0,26 y 7,11 años.
  • El metaanálisis de Wald, (BMJ Sept 2007), encontró que la mejor edad para tamización, con colesterol total y LDL, estaría entre los 1 a 9 años, ya que se relaciona con la menor tasa de falsos positivos. La tasa de detección para colesterol total fue del 88% y la tasa de detección para LDL 85%. Un beneficio adicional es que se detectan el 96% de los padres con dislipidemia.

EVIDENCIA EN CONTRA DE LA TAMIZACIÓN

  • La tamización podría generar ansiedad en los padres de hijos con dislipidemia, pues en la mayoría de los casos no está indicado el tratamiento farmacológico y se sugiere postergarlo hasta la edad adulta.

RECOMENDACIONES DE DISTINTOS GRUPOS SOBRE TAMIZACIÓN DE DISLIPIDEMIA EN NIÑOS Y ADOLESCENTES.

American Academy of Pediatrics. Report of the Expert Panel on Blood Colesterol in Children and Adolescents of the NCEP. 1998.

  • Se recomienda tamización a niños y adolescentes cuyos padres o abuelos, menores de 55 años, hayan sido diagnosticados con enfermedad coronaria o hayan sido tratados quirúrgicamente por esta causa, o a aquellos en quienes se documentó un IAM, muerte súbita, enfermedad arterial periférica o ECV.
  • A los hijos de padres con niveles de colesterol total superiores a 240 mg/dl.
  • En niños y adolescentes en los que no es posible documentarles historia de dislipidemia, pero tienen otros factores de riesgo como:
    • Historia familiar en familiares de primer grado (menores de 55 años), de enfermedad coronaria prematura, ECV o enfermedad arterial periférica oclusiva.
    • Tabaquismo.
    • Presión arterial elevada.
    • HDL menor de 35 mg/dl
    • Obesidad severa (peso para la estatura igual o superior al percentil 95)
    • Diabetes mellitus.
    • Inactividad física.

American Academy of Pediatrics 2000

  • El Comité de Nutrición de la AAP reitera su recomendación de que los niños y adolescentes con una historia familiar de altos niveles de colesterol en sangre o historia familiar prematura de enfermedades cardiovasculares deben ser tamizados.

American College of Physicians 2000.

  • No recomienda la tamización de dislipidemia antes de los 25 años de edad.

USPSTF 2007.

  • Sostiene que la evidencia es insuficiente para recomendar o no la tamización para dislipidemia en niños, adolescentes y adultos hasta la edad de 20 años. (Recomendación I).

American Heart Association

  • Recomienda tamización a niños de 2 años de edad, con una historia familiar de dislipidemia o enfermedades cardiovasculares. También en niños en los que se desconoce la historia familiar, pero presentan otros factores de riesgo, incluyendo el sobrepeso.

CONCLUSIÓN

El grupo de medicina familiar de la Universidad Javeriana concluye que no hay evidencia suficiente para recomendar la tamización universal para dislipidemia en niños y adolescentes. Pareciera mejor hacer prevención primaria ya que se cuenta con evidencia indirecta de que hay relación entre dislipidemia y riesgo cardiovascular.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Wald NJ. The epidemiological approach. 4th ed. London: Wolfson Institute/RSM Press, 2004.
  2. Haney EM, Huffman LH, Bougatsos C, et al. Screening for Lipid Disorders in Children and Adolescents: Systematic Evidence Review for the US Preventive Services Task Force. Portland, Oregon: Oregon Evidence-based Practice Center; 2007. AHRQ publication No.07-0598-EF-1
  3. Speiser P, Rudolf M, Anhallt, et al. Consensus statement: Childhood obesity. J Clin Endocrinol Metab. 2005;90: 187-7
  4. Freedman S, Dietz WH, Srinivasan SR, Berenson GS. The Relation of Overweight to Cardiovascular Risk Factors Among Children and Adolescents: The Bogalusa Heart Study. Pediatrics. 1999; 103; 1175-1182.
  5. Whitlock EP, Williams SB, Gold R, Smith PR, Shipman SA. Screening and interventions for childhood overweight: a summary of evidence for the US preventive services task force. Pediatrics. 2005. 116 (1):e124-e143
  6. Leis R, Pavon P, Queiro T, Recarey D, Tojo R. Atherogenic diet and blood lipid profile inchildren and adolescents from Galicia, NW Spain. The Galinut Study. Acta Paediatr. 1999;88(1):19-23.
  7. Palermo CA. Factores de riesgo coronario en la adolescencia. Estudio FRICELA. Rev Esp cardiol. 2003; 56(5): 452-458
  8. Cook S, Weitzman M, Auinger P, Nguyen M, Dietz WH. Prevalence of a metabolic syndrome phenotype in adolescents: findings from the Third National Healthand Nutrition Examination Survey, 1988-1994. Arch Pediatr Adolesc Med. 2003; 57:18-27.
  9. Kanani PM, Sperling MA. Hyperlipidemia in adolescents. Adolescent Med. 2002; 13: 37-522.
  10. Circulation. 2007;115:1948-1967. Epub 2007 Mar 21.
  11. Pediatrics. Vol. 101 No. 1 January 1998
  12. Cholesterol Screening in Children and Adolescents Thomas B. Newman and Alan M. Garber MD Pediatrics 2000;105;637-638
  13. Marks D, et al. Screening for hypercholesterolemia versus case finding for familial hypercholesterolemia: a systematic review and cost-effectiveness analysis. The London School of Hygiene and Tropical Medicine.
  14. Wad David, et al. Child-parenting screening for hypercholesterolaemia: screening strategy based on a meta-analysis. BMJ 2007: 335-599.
  15. Hopcroft Keith. Child parental screening may have adverse psychological effects. BMJ . 6 Oct 2007 .Vol. 335.