Uso de antioxidantes en prevención primaria y secundaria

Uso de antioxidantes en prevención primaria y secundaria

Expositor: Dra. Rudth Cristina González.

Encargada del acta: Dra. Ruth Anyela Ramírez M.

Docente encargado: Dra. Luz Helena Alba Talero

A finales del siglo XIX el término antioxidante fue utilizado para referirse a un producto químico que previniera el consumo de oxígeno. A principios del siglo XX estos productos fueron utilizados para la oxidación de ácidos grasos.

Un antioxidante es una molécula capaz de retardar o prevenir la oxidación de otras moléculas, principalmente de los ácidos grasos. Los antioxidantes están presentes en una dieta rica en frutas y vegetales y se han descrito como posibles factores protectores para enfermedad cardiovascular.

Hoy en día la población general ha incrementado el uso de antioxidantes para prevenir diversos tipos de enfermedades.

Los antioxidantes pueden clasificarse como pertenecientes al sistema enzimático o no enzimático.

Los del sistema enzimático son:

  • Súperoxido dismutasa
  • Catalasa
  • Glutatión peroxidasa
  • Tiorredoxina reductasa
  • Glutatión reductasa

Sistema no enzimático son:

  • Vitamina C
  • Vitamina E
  • Vitamina A
  • Carotenoides
  • Selenio, cobre, zinc y magnesio

Los radicales libres son el producto de células fagocíticas y pueden encontrarse en el interior o exterior de la célula e incluso diseminados por todo el organismo, manteniendo su actividad biológica. En determinadas circunstancias, la producción de radicales libres puede aumentar de forma descontrolada y causar estrés oxidativo.

Dentro de los efectos relacionados con el consumo de antioxidantes se han descrito beneficios sobre todo en enfermedades cardiovasculares y cáncer.

Respecto a las enfermedades cardiovaculares, algunos estudios en donde se administra suplementos de 500 -1000 UI/día de vitamina E han muestran una disminucion en los niveles de colesterol LDL. Sin embargo, otros estudios de cohortes en donde se suministra vitamina E a través de la dieta no mostraron una disminución significativa en el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Por otro lado, la administración combinada de vitamina E y vitamina C se ha correlacionado con un efecto antiinflamatorio en sujetos con enfermedad valvular aórtica.

Con respecto a enfermedad coronaria se ha observado un menor riesgo de complicaciones en las personas con alto aporte de betacarotenos.

Para contestar la pregunta de si los antioxidantes reducen o no la mortalidad general se revisaron los siguientes artículos:

MORTALIDAD EN ESTUDIOS ALEATORIZADOS CON SUPLEMENTOS ANTIOXIDANTES PARA PREVENCIÓN PRIMARIA Y SECUNDARIA. JAMA. 2007;297:842-857

En este artículo fueron analizados estudios que valoran los efectos de suplementos antioxidantes (beta-carotenos, vitamina A, E, vitamina C y selenio) con respecto a la mortalidad general en adultos. La comparación fue realizada entre estudios que administraran: Beta-caroteno, vitamina A, vitamina C, vitamina E, selenio o placebo.

En los resultados no existieron efectos significativos sobre la mortalidad general, combinando trabajos de alto y bajo riesgo de sesgo. (RR 1.02, IC 95% 0.98-1.06).

La siguiente pregunta a resolver estaba relacionada con los efectos de los antioxidantes en la prevención secundaria de desenlaces cardiovasculares en mujeres; para esto revisamos el artículo:

¿LOS ANTIOXIDANTES PREVIENEN EVENTOS CARDIOVASCULARES EN MUJERES? Arch Intern Med. 2007; 167 (15): 1610-1618.

Este estudio fue diseñado para evaluar el efecto de tres antioxidantes: el acido ascórbico, la vitamina E y beta-caroteno en la prevención de enfermedad cardiovascular en mujeres de alto riesgo. Los desenlaces fueron ocurrencia de IAM, ECV, procedimientos de revascularización coronaria y mortalidad cardiovascular. Los resultados mostraron que de 1464 mujeres, 274 sufrieron infarto de miocardio, 298 ECV, 889 fueron revascularizadas y 409 murieron por causa cardiovascular. No se evidenciaron efectos protectores con el uso de ácido ascórbico, vitamina E o betacarotenos para eventos cardiovasculares en mujeres con alto riesgo para enfermedad cardiovascular.

CONCLUSIONES

El uso de antioxidantes sintéticos puede actuar de forma diferente a aquellos presentes en la dieta.

No se demostró ningún efecto significativo sobre desenlaces como: Infarto del miocardio, ECV, revascularización o mortalidad cardiovascular en mujeres con alto riesgo cardiovascular (prevención secundaria).

Los servicios preventivos de los Estados Unidos (US Preventive Task Force) concluyen que la evidencia es insuficiente para recomendar el uso de suplementos de antioxidantes solos o combinados para la prevención del cáncer o enfermedad cardiovascular.

El grupo de medicina familiar de la Pontificia Universidad Javeriana concluye:

  1. Según la evidencia disponible no parecería racional recomendar el suplemento permanente con antioxidantes para la prevención secundaria de enfermedades cardiovasculares.
  2. De acuerdo al metaanálisis revisado la mortalidad general podría verse incrementada en la población que consume antioxidantes de manera crónica comparada con sujetos que no los reciben.
  3. Respecto a los efectos de suplementos con selenio, los estudios no son suficientes para valorar su utilidad.

Bibliografía

  1. Bjelakovie G. et al. Mortality in randomized trials of antioxidant supplements for primary and secondary prevention. JAMA 2007;297(8):842-857.
  2. Cook NR. Et al. A randomized factorial trials of vitamins C and E and betacarone in the secondary prevention of cardiovascular events in women. Arch intern Med 2007;167(15):1610-1618.
  3. U.S Preventive Services Task Force. Routine vitamin supplementation to prevent cancer and cardiovascular disease: Recommendations and rationale. Ann Intern Med.139:51.55.