Salud oral en niños

Fecha: 28 de febrero de 2008

Expositor: Dra. Gigliola Ortiz Bolaños. Residente 2do. año Medicina Familiar PUJ

Encargado del acta:Dr. Javier Gómez. Residente 1er. año Medicina Familiar PUJ

Docente: Dr. Ricardo Alvarado Bestene.

1. Definición y justificación.

La caries temprana (en niños menores de 6 años) representa la enfermedad crónica más común de la infancia. Es cinco veces más prevalente que el asma. Puede presentarse tan pronto como erupciona el diente, y se manifiesta típicamente como manchas blancas en el esmalte, adyacentes al esmalte gingival.

La mayoría de los niños no reciben atención odontológica sino hasta que alcanzan los 3 años, edad para la cual mas del 30% de los niños de grupos socioeconómicos bajos, ya presentan caries.

A pesar de su alta prevalencia, la caries es una condición prevenible. Los médicos familiares que atienden niños y mujeres embarazadas, están en una situación privilegiada para hacer prevención, detección temprana y remisión precoz, ya que habitualmente son la puerta de entrada al sistema sanitario. Además se estima que un médico de atención primaria atiende en promedio unas 11 veces a un niño normal, en controles rutinarios de salud, durante los primeros 3 años de vida.

La salud oral tiene un papel preponderante en varias dimensiones importantes de la vida de las personas: estética, auto imagen, interacción social y perspectiva profesional. Por otra parte las caries no tratadas, pueden afectar la salud sistémica por complicaciones locales o generales: celulitis facial, mal oclusión por pérdida de dientes o incluso pueden afectar la autoestima del niño. También se ha visto que existe una relación entre enfermedad periodontal y parto pretérmino.

El nivel de conocimientos y práctica de los médicos en cuanto a salud oral se refiere, en general es pobre. Un estudio descriptivo con una muestra de 1800 médicos (1500 generales y 300 pediatras), presentado durante el XXII Congreso de la Federación Odontológica Colombiana en 2002, mostró que solamente el 54,5 de los médicos generales y el 71,4% de los pediatras recibió entrenamiento sobre promoción y prevención orales. En cuanto a las actividades, el 75,49% de los médicos generales y el 69,8% de los pediatras recomiendan a sus pacientes el uso de seda dental, porcentajes que caen a 30,46 y 24,6 respectivamente, cuando se interrogó sobre si recomiendan a sus pacientes visitar al odontólogo.

2. Desarrollo del tema

2.1 Epidemiología

La salud oral de los niños en países industrializados ha mejorado notablemente en los últimos 20 años. El porcentaje de niños libres de caries a la edad de 5-6 años va de 50% en EEUU hasta 72% en Suecia.
Enfermedad común en la niñez: el 19% de los niños de 2-5 años de edad y el 52% de niños entre 5-9 años, han presentado caries dentales. A la edad de 9 años el 56% de los niños han tenido caries dentales en EEUU. Sólo el 36% de niños entre 2-4 años han tenido una visita previa al odontólogo.
    En Colombia, el Estudio Nacional de Salud Bucal ENSAB III, mostró algunos datos interesantes:

    • A los 12 años de edad, el 60,9% de los niños presentan sangrado y cálculos.
    • El 12% de los escolares han sido afectados por algún tipo de caries: del biberón, de la lactancia y caries rampante.
    • En algunas poblaciones, la afección es hasta del 70%. Los niños con caries mantienen un riesgo alto de presentar caries en la dentición permanente.
    • Sin embargo, el índice ceod en pacientes de 5 años, disminuyó a 3,0 respecto a mediciones anteriores, mostrando una disminución en el número de dientes afectados y en la severidad de las lesiones.[1]

    2.2 Recomendaciones sobre salud oral preventiva en niños

    Las siguientes son las recomendaciones de la Academia Americana de Odontología Pediátrica, publicadas en un consenso de expertos de 2007.

    EDAD 6-12 MESES

    12-24 MESES

    2-6 AÑOS

    6-12 AÑOS

    12 AÑOS Y MÁS

    Examen clínico oral x x x x x
    Evaluación del crecimiento oral y del desarrollo general x x x x x
    Estimación del riesgo de caries x x x x x
    Radiología x x x x x
    Profilaxis y fluorización tópica x x x x x
    Suplementación de flúor x x x x x
    Guías anticipatorios y consejería x x x x
    Consejería en higiene oral Padres Padres Paciente, Padres Paciente, Padres Paciente
    Consejería nutricional x x x x x
    Consejería en prevención de accidentes x x x x x
    Consejería en hábitos no nutritivos x x x x x
    Consejería en desarrollo del lenguaje x x x
    Consejería en abuso de suatncias x x
    Consejería sobre piercing intraoral o perioral x x
    Evaluación de mal oclusión x x x
    Evaluación sobre necesidad de sellantes x x x
    Evaluación y/o rextracción de terceros molares x
    Transición al odontólogo de adultos x

    NOTAS:

    El primer examen debe realizarse cuando ocurre la erupción del primer diente, y no más allá de los 12 meses de edad. Consultar cada 6 meses o de acuerdo con lo indicado con el nivel de riesgo de cada paciente.

    La frecuencia de la fluorización y profilaxis se determina con base en la historia clínica, los hallazgos al examen físico y la susceptibilidad a patologías orales.

    La suplementación de flúor debe considerarse cuando la exposición sistémica al flúor es subóptima. Puede extenderse hasta por lo menos los 16 años.

    En cada cita discuta las prácticas adecuadas de alimentación, el papel de los carbohidratos y la frecuencia de consumo de golosinas, en la génesis de la caries y la obesidad infantil.

    La consejería en prevención de accidentes comprende: tipo de juguetes, chupos, sillas para el automóvil, cuidados cuando el niño está aprendiendo a caminar y más adelante la prevención de accidentes deportivos, incluido el uso de protectores bucales.

    La consejería en hábitos no nutricionales debe comenzar por evaluar la conveniencia de prácticas como chuparse el dedo, o usar chupos. Posteriormente debe abordarse la necesidad de descontinuar estos hábitos antes de que se desarrollen problemas de mal oclusión o displasia ósea. Para niños escolares y adolescentes la consejería debe incluir cualquier hábito relacionado, como el morderse las uñas, o el bruxismo.

    Los sellantes se aplican lo más pronto posible después de la erupción, en los primeros molares, premolares y dientes anteriores con depresiones y fisuras amplias.

      2.3 Evidencia sobre intervenciones preventivas en salud oral.

      • Evaluación rutinaria del riesgo de caries en niños preescolares por médicos de atención primaria. (I) USPSTF.
      • Suplementación de flúor oral en preescolares de más de 6 meses de edad, cuya fuente primaria de agua sea pobre en flúor. (B) USPSTF.
      • Crema dental con flúor en la población general. (A) USPSTF.
      • Sellantes en población de alto riesgo. (A) MMWR.
      • Consejería nutricional. (C) MMWR.
      • Suplemento de flúor en el agua, si el nivel es inferior a 3 ppm. (A) MMWR.
      • Flúor tópico en dentición permanente, en personas de alto riesgo. (A) MMWR.
      • La Academia Americana de Odontología Pediátrica recomienda la evaluación del riesgo de caries en todas las edades. Sin embargo, una revisión USPSTF, no encontró instrumentos o algoritmos apropiadamente validados para este fin, y concluye que no hay evidencia suficiente para determinar el balance entre los beneficios y los perjuicios de la evaluación rutinaria del riesgo de caries. (I)

      The Cochrane Collaboration:

      • Una revisión sistemática del Grupo de Salud Oral (2007) concluye que no hay evidencia suficiente para apoyar o refutar la recomendación tradicional de hacer los controles odontológicos cada 6 meses, puesto que solo se encontró un experimento clínico pequeño que cumpliera los criterios de inclusión.
      • La combinación de formas de flúor (gel, enjuague bucal, barnices) es más efectiva que el usar una sola forma de flúor, para la prevención de la caries.
      • Los cepillos eléctricos con rotación oscilante (aquellos en los que la cabeza rota en una dirección y luego en la otra), remueven más placa y reducen la inflamación gingival, más que los cepillos manuales o los eléctricos en los que la cabeza se mueve de lado a lado o rota en una sola dirección. Estos beneficios se ven a corto plazo, pero su efecto a largo plazo se desconoce.

      3. Recomendaciones y conclusiones del grupo de medicina familiar de la Pontificia Universidad Javeriana (Bogotá, Colombia)

      El papel del Médico Familiar en los temas de salud oral debe enfocarse principalmente en los siguientes aspectos:

      • Remisión oportuna de los pacientes al profesional en odontología.
      • Atención inicial de algunas urgencias dentales. Por ejemplo las fracturas.
      • Atención compartida en aquellos pacientes que reciben anticoagulantes o requieren profilaxis antibiótica para fiebre reumática.
      • Consejería sobre hábitos nutricionales y no nutricionales, prevención de accidentes, abuso de sustancias, uso de piercing intra o perioral, evaluación de alteraciones del lenguaje y del crecimiento en general.
      • En Colombia, tanto la sal para consumo humano como el agua contienen adición de flúor. Por lo tanto no se recomienda el suplemento rutinaria, en especial en aquellas poblaciones en las que la concentración de flúor en el agua sea superior a 3 ppm, por el riesgo de fluorosis. Algunos municipios con alto contenido de flúor en el agua son: Luruaco y Usiacurí (Atlántico), Margarita (Bolívar), San Martín (Cesar), San Juan del Cesar (Guajira),Hobo, Rivera y Suazá (Huila), Puerto López (Meta), Arboledas y Salazar (Norte de Santader) y Cepitá (Norte de Santander).
      • Teniendo en cuenta que las mujeres en gestación representan un grupo especial de riesgo para patologías orales y que hay evidencia que apoya la asociación entre enfermedad periodontal y desenlaces adversos como el parto pretérmino, desde el punto de vista de la racionalidad clínica consideramos que durante los controles prenatales deberían incluirse aspectos como la evaluación de la existencia de cavidades, la presencia de pobre higiene oral, y de gingivitis o pérdidas dentales, la frecuencia del consumo de azúcar, la periodicidad del cepillado y el uso de la seda dental. También recomendamos la remisión al odontólogo de todas las mujeres embarazadas, para un chequeo formal.

      Bibliografía

      1. Cochrane Oral Health Group Home Page. www.ohg.cochrane.org/ Accesado el 12-III-2008.
      2. DOUGLASS J. et al.”A Practical Guide to Infant Oral Health”. Am Fam Physician 2004;70:2113-20,2121-2.
      3. Guideline on Periodicity of Examination, Preventive Dental Services, Anticipatory Guidance/Counseling and Oral Tretment for Infants, Children and Adolescents. American Academy of Pediatric Dentistry. 2007.
      4. OJEDA, M. et al. ” Prevalencia de Caries Dental en Niños y Jóvenes de Zonas Rurales”. Universidad Nacional del Nordeste, Comunicaciones Científicas y Tecnológicas, 2005. Argentina.
      5. Prevention of Dental Caries in Preschool Children. USPSTF 2004.
      6. Smiles for a Life. A National Oral Health Curriculum for family Medicine. The Society of Teachers of Family Medicine. Family Medicine.Vol 39, No 2, February 2007.

      [1] El índice ceod, resulta de la sumatoria de las piezas cariadas, extraídas y obturadas. Se usa para evaluar la severidad de la caries en dentición temporal. Para dentición permanente se usa el índice COPD (cariada, obturada, pérdida y diente). Se interpreta de acuerdo con unos niveles, definidos por la OMS: 0-1, Muy bajo. 1,2-1,6 Bajo. 2,7-4,4 Moderado .4,5-6,5 alto. 6,6 y + Muy alto.

      Un comentario

      1. Pingback: higiene oral

      Los comentarios están cerrados.