TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA EN ADOLESCENTES

Realizada por: Diana Carolina Ojeda Arias

Residente de Medicina Familiar 1 año

Tutor: Dr. Ricardo Alvarado Bestene

 

INTRODUCCIÓN

Los trastornos de la conducta alimentaria principalmente la anorexia, la bulimia y el trastorno compulsivo del comer son causa importante de morbilidad y mortalidad entre adolescentes, una vez aparecen pueden tener consecuencias devastadoras tanto médicas como psicológicas las cuales mediante un diagnostico y tratamiento temprano podrían ser evitadas.

 

DESARROLLO DEL TEMA

Los trastornos de conducta alimentaria en adolescentes se dividen según el DSM IV en cuatro tipos:

1. Anorexia Nerviosa

2. Bulimia Nerviosa

3. Trastorno compulsivo del comer à Obesidad

4. Trastornos de la conducta no especificados

 

1. ANOREXIA NERVIOSA

En 1873 Lasegue describió por primera vez la anorexia como un estado de delgadez extrema y un rechazo a la comida, en 1967 se definió como la fobia que tiene una persona hacia su peso, en 1970 se describió como el miedo mórbido a la gordura. La definición de anorexia nerviosa que se usa actualmente es la propuesta desde 1994 por el DSM IV, y se clasifica en dos tipos:

1. La anorexia nerviosa purgativa:

2. La anorexia nerviosa restrictiva

La anorexia nerviosa purgativa se caracteriza por el uso de laxantes o diuréticos, mientras que la anorexia nerviosa restrictiva se caracteriza por cambios en la ingesta de alimentos como restricción estricta del consumo de calorías, exclusión total de ciertos alimentos o comidas completas, llegando incluso al ayuno.

Epidemiología

En el mundo la prevalencia es de 1 – 4 por 100.000 personas año siendo en los adolescentes norteamericanos la anorexia la tercera enfermedad crónica más común. La incidencia en Estados Unidos es 1 -2 %. En Colombia las cifras de esta patología no son claras, según estudios de la Universidad de Antioquia y de la Universidad Nacional de Colombia realizado con 474 jóvenes entre 14 y 19 años de edad, el 0.78% cumplen criterios para el diagnostico de anorexia. Es más frecuente en adolescentes que en adultos con una relación 5:1 y más común en las mujeres que en los hombres con una relación de 8:1, aunque cada vez se presenta más en los hombres.

Manifestaciones clínicas: ¿Cuándo debe sospecharse?

Los síntomas y signos de la anorexia nerviosa al inicio de la enfermedad son muy silenciosos y generales y se presentan igualmente en otras patologías, los signos patognomónicos de esta entidad se presentan tardíamente y generalmente son secundarios a la desnutrición. Es por esto que debe sospecharse ante la presencia de:

  • Bajo peso o en el límite inferior de normalidad
  • Mareo, hipotensión
  • Bradicardia
  • Piel seca y fría
  • Cabello delgado, uñas quebradizas
  • Saciedad temprana
  • Reflujo gastroesofágico
  • Estreñimiento
  • Disminución de la libido
  • Retraso del desarrollo puberal
  • Aparición de lanugo (tardío)

 

Cambios del comportamiento como:

  • Olvido de normas sociales en la mesa
  • Aislamiento, permanecer de pie o en movimiento mientras come.
  • Tendencia a esconder la comida
  • Incapacidad para concentrarse – bajo rendimiento escolar
  • Irritabilidad aumentada
  • Cambios de conducta alimentaria súbitos como volverse vegetariano sin motivo aparente
  • Actividades deportivas con énfasis en la imagen corporal como ballet, gimnasia olímpica, modelaje
  • Cambios en horarios de alimentación y sueño
  • Excesivo interés por las recetas y contenido calórico de los alimento.
  • Prolongación exagerada en el tiempo de comida
  • Evita comer con la familia y sitios públicos
  • Rechazo a la comida ofrecida por la familia, disculpas y mentiras.

 

Criterios Diagnósticos: Según el DSM IV

  1. Rechazo a mantener el peso corporal a un nivel mínimamente normal para su edad y talla
  2. Miedo Intenso a ganar de peso, incluso estando por debajo del peso normal
  3. Distorsión del tamaño y formas de la imagen corporal propia
  4. Amenorrea secundaria (ausencia de 3 ciclos menstruales consecutivos en la mujer pospuberal) o amenorrea primaria (ausencia de la menstruación a la edad adecuada)

Las consecuencias de la anorexia nerviosa son muchas, y son generalmente derivadas de la desnutrición. A nivel de la reproducción se presenta infertilidad, hijos con bajo peso al nacer, a nivel cardiovascular alteraciones en el ritmo cardiaco como bradicardias, infarto agudo del miocardio, patologías valvulares; a nivel de sistema osteomuscular y dental, osteoporosis, raquitismo, erosión dental; en sistema nervioso alteraciones de memoria, concentración, aprendizaje y a nivel psicológico y afectivo, bajo autoestima, depresión, riesgo de suicidio, que puede llevar a la peor consecuencia de todas, la muerte.

 

2. BULIMIA NERVIOSA:

Rusell en 1979 describió  por primera vez la Bulimia como una variante de la anorexia nerviosa y consideraba que se trataba de un trastorno en donde lo que predominaba era la ausencia del autocontrol de comer, acompañada de una ansia irresistible, profunda y angustiante.

En  1984 Fairburn describió que esos episodios de comida, se viven como excesivos y fuera de control del sujeto y en 1994 la definición del DSM IV es la actualmente aceptada, divide la bulimia en 2 tipos

  1. Purgativo
  2. No Purgativo

La Bulimia purgativa es aquella en la que la conducta de compensación de los atracones de comida es la inducción del vomito o el uso de sustancias como los laxantes y diuréticos; y la no purgativa es aquella en la que la conducta de compensación es por ejemplo el ejercicio excesivo

 

Epidemiología:

Las cifras de incidencia y prevalencia tanto de anorexia como de bulimia son sub registros por varias razones, la primera es por el bajo número de pacientes adolescentes que consultan al médico y por el desconocimiento de los profesionales para sospechar este tipo de trastornos. La prevalencia en USA es aproximadamente entre el 2 y 4 %. En Colombia el estudio de la Universidad de Antioquia y de la Universidad Nacional de Colombia reporto que de las 474 jóvenes encuestadas el 2.3% cumplían criterios diagnósticos de Bulimia y otro estudio realizado en la Universidad de Antioquia con 972 alumnas de 5 colegios de la ciudad de Medellín encontró que a 77% les aterra subir de peso, 46% practica actividad física por estética, 33% se siente culpable después de comer, 16% siente que la comida controla su vida, 8% se induce el vomito.

Manifestaciones clínicas:

  • Peso normal o sobrepeso
  • Esofagitis
  • Dolor abdominal crónico
  • Saciedad temprana
  • Cefaleas
  • Trastornos hidroelectrolíticos

Los cambios que se pueden observar en la conducta son:

  • Comportamiento impulsivo
  • Conductas de riesgo como alcohol, drogas, sexo
  • En varones tendencia a la homosexualidad
  • Cambios en horarios de alimentación y sueño
  • Aislamiento, permanecer de pie o en movimiento mientras come
  • Tendencia a esconder la comida
  • Comer a escondidas
  • Falta de energía y motivación

Criterios diagnósticos: Según el DSM IV son:

La presencia de atracones de comida recurrentes. Un atracón se caracteriza por:

    1. Ingesta de grandes cantidades de alimento en un corto periodo de tiempo
    2. Sensación de pérdida de control sobre la ingesta del alimento
    3. Conductas compensatorias inapropiadas como provocación del vomito, uso de laxantes, diuréticos, enemas, u otros fármacos, ayuno o ejercicio excesivo
    4. Los atracones y las conductas compensatorias inapropiadas tiene lugar, como promedio, al menos 2 veces por semana durante un periodo de 3 meses
    5. La autoevaluación esta exageradamente influida por el peso y silueta corporales
    6. El trastorno no coexiste exclusivamente en el curso de la anorexia nerviosa

 

Complicaciones asociadas a la Bulimia

Al igual que la anorexia la alteración en los diferentes órganos y sistemas del cuerpo humano es importante, por ejemplo a nivel gastrointestinal pueden presentarse desde cuadros de reflujo gastroesofágico o esofagitis hasta complicaciones más serias como hemorragias de vías digestivas altas por síndrome de Mallory Weiss o perforaciones esofágicas por ulceración. Problemas odontológicos como caries frecuentes, abscesos, complicaciones a nivel de sistema nervioso central similares a las ocurridas en la anorexia como alteración de memoria, aprendizaje, conductas delictivas, abuso de sustancias, promiscuidad entre otros.

 

3. TRASTORNO COMPULSIVO DEL COMER

El trastorno compulsivo del comer tiene una incidencia aproximadamente del 1% entre la población de adolescentes en Estados Unidos, ocurre aproximadamente en el 18% de los pacientes que tienen sobrepeso o son obesos. En el mundo el sobrepeso y la obesidad en niños y adolescentes ha ido aumentando considerablemente, según el CDC en el 2008 el 20% de la población entre 6 y 11 años tenía sobrepeso y aproximadamente 2-18% de los niños y adolescentes entre 2 -19 años son obesos. En Colombia la Encuesta Nacional de la Situación Nutricional en Colombia, ENSIN 2010 reporta que la prevalencia e incidencia en la población de 18 a 29 años es de 22,8% de sobrepeso y 7,8% de obesidad.

 

Criterios diagnósticos según el DSM IV :

1. Episodios recurrentes de compulsión caracterizados por:  a) Ingesta de mucha comida en corto periodo de tiempo.  b) Pérdida de control sobre la ingesta.

2. Asociado a 3 o más de los siguientes:

  • Ingesta más rápida de lo normal
  • Comer hasta sentirse desagradablemente satisfecho
  • Ingesta de grandes cantidades de comida a pesar de no tener hambre
  • Comer a escondidas
  • Sentir disgusto con uno mismo, culpabilidad después de haber comido demasiado

3. Profundo malestar al recordar los excesos

  • Episodio compulsivo ocurre 2 días a la semana durante 6 meses
  • La compulsión no se asocia a estrategias compensatorias

Estos dos últimos criterios son los que principalmente hacen la diferencia con bulimia

Consecuencias del trastorno compulsivo del comer y de la obesidad:

Las consecuencias principales del trastorno compulsivo del comer son principalmente psicológicas y afectivas, ocasionando un bajo autoestima, depresión, frustración. A nivel orgánico las consecuencias esta relacionadas principalmente con el aumento del peso y la obesidad.

 

El sobrepeso y la Obesidad aumentan el riesgo entre 2 y 3 veces de presentar enfermedades como hipertensión arterial, diabetes mellitus, dislipidemia, síndrome coronario agudo, apnea del sueño, artralgias, lumbalgias, alteraciones en la fertilidad y cáncer independiente de la edad del paciente.

 

4.TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA NO ESPECIFICADA

El DSM IV los define como los TCA que no cumplen todos los criterios para ningún TCA específico por ejemplo:

  • Cumple los criterios de anorexia nerviosa pero la menstruación es regular, o el peso es normal
  • Cumple criterios de bulimia nerviosa pero los atracones ocurren menos de dos veces a la semana
  • Masticar y expulsar la comida pero no tragar
  • Conductas compensatorias con ingesta pequeña de comidas

En Estados Unidos la prevalencia de los TCANE en adolescentes esta aproximadamente entre 0,7% a 3%. Siendo en ocasiones aun más frecuente comparado con los tres mencionados anteriormente pero más difícil de diagnosticar por lo que se convierte un reto para los médicos familiares y demás profesionales de atención primaria su detección temprana.

 

En el momento estos son los cuatro trastornos de la conducta alimentaria descritos por el DSM IV, sin embargo existen otros que vale la pena definir como:

  • Megarexia: Es un trastorno opuesto a la anorexia nerviosa. Suelen ser personas obesas que se miran al espejo y no lo perciben; por eso no hacen ninguna dieta; se llenan de comida basura (calorías vacías). Ellos se perciben como sanos.
    • Vigorexia: Es un trastorno caracterizado por la preocupación obsesiva por el físico y una distorsión del esquema corporal que puede presentar dos manifestaciones: la extrema actividad del deporte o la ingesta compulsiva para subir de peso ante la percepción de estar aún demasiado delgado. Los hombres son los principales afectados por la vigorexia, sin embargo también afecta a las mujeres. Implica una adicción a la actividad física (especialmente a la musculación) y a esta exigencia se suma un trastorno en la alimentación con una  dieta poco equilibrada en donde la cantidad de proteínas y carbohidratos consumidos es excesiva, mientras que la cantidad de lípidos se reduce.
    • Ortorexia: es un trastorno de la conducta alimentaria caracterizada por la obsesión de comer comida considerada “saludable” por la persona. El sujeto puede evitar ciertos alimentos, como los que contienen grasaspreservantes, o productos animales, y tener una mala alimentación que lleva a la desnutrición.
    • Diabulemia: El enfermo de bulimia, también diabético, manipula las dosis de insulina que debe inyectarse, para adelgazar y/o compensar los atracones. A parte de las complicaciones de la bulimia, se añaden las complicaciones mortales a medio plazo, de no inyectarse las dosis correspondientes.
    • Pica: Este si está incluido en el DSM IV,  se considera una variante de un tipo de trastorno alimentario en el que existe un deseo irresistible de comer o lamer sustancias no nutritivas y poco usuales como tierra, tiza, yeso, virutas de la pintura, bicarbonato de sosa, almidón, pegamento, moho, cenizas de cigarrillo, insectos, papel o cualquier otra cosa que no tiene, en apariencia, ningún valor alimenticio. Ingestión de alimentos no comestibles.

 

DIAGNOSTICOS DIFERENCIALES

Es importante tener en cuenta otras enfermedades que podrían cursar con los síntomas y signos iniciales de la anorexia y la bulimia, entre ellas podemos listar las siguientes:

  • Hipertiroidismo.
  • Síndrome de mala absorción intestinal.
  • Diabetes tipo I.
  • Enfermedad de Addison.
  • Infecciones crónicas.
  • Estados de inmunodeficiencias.
  • TOC
  • Depresión Mayor

 

FACTORES DE RIESGO ASOCIADOS A LOS TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTICIA

1.Genéticos y Biológicos:

  • Diversos estudios han encontrado una mayor incidencia alrededor del 7% si hay familiares en primer grado de consanguinidad que hayan tenido algún trastorno de conducta alimentaria
  • En gemelos hay un 55% de concordancia en gemelos monocigóticos comparado con 7% en dicigóticos
  • En el caso de bulimia la presencia de la susceptibilidad se encuentra en el cromosoma 10
  • Algunos estudios sugieren una alteración en los cromosomas 1,2 y 13
  • El sistema serotoninérgico (5-HT; regula el apetito, la respuesta al estrés, la conducta sexual, la sintomatología obsesiva, el humor, etc.), dopaminérgico y neurotrofinas  (especialmente BDNF, NTRK2 y NTRK3)
  • Anomalías en la neurotransmisión cerebral, disfunciones en el eje hipotálamo-hipofisario y gonadal
  • Alteraciones en las concentraciones de Leptina , Serotonina y Neuropéptido Y (controlan la saciedad)
  • Existe discrepancia en cuanto a la aparición precoz de la menarquía como factor de riesgo en las niñas.

2.Perinatales:

  • Hipoxia neonatal
  • Hiporreactividad neonatal
  • Bajo peso al nacer para la edad gestacional
  • Anemia materna
  • Induce daño cerebral y del neuro desarrollo del feto y control del sistema del apetito

3.Socio – culturales:

La cultura, la sociedad y ligado de la mano de estas los medios de comunicación tiene un papel fundamental en la génesis del concepto de comida sana, el significado de la comida, la construcción y el concepto de una figura corporal atractiva y en el origen y la perpetuación de los trastornos de la conducta alimentaria

Jane Ogden escritora del libro Psicologia de la alimentación, comportamientos saludables y trastornos alimenticios, nos plantea unas teorías para entender como, porque elegimos la comida, que significado tiene para el ser humano. Tal vez si entendemos esto podremos actuar como médicos familiares para prevenir la aparición de trastornos de la conducta alimentaria.

 

La elección de la comida se puede explicar mediante tres componentes:

1.Componente evolutivo:

Destaca la importancia del aprendizaje y la experiencia y se centra en el desarrollo de las preferencias alimentarias de la infancia.

  1. El contacto con la comida: Para tener una dieta equilibrada los seres humanos tienen que consumir diversos alimentos; sin embargo, ante los alimentos nuevos muestran temor y una conducta de evitación que se conoce como: “neofobia”. El simple contacto con las comidas nuevas puede cambiar las preferencias. Una hipótesis que explica la influencia del contacto con la comida, consiste en la idea de la seguridad aprendida, sostiene que la preferencia por el alimento aumenta si al haber consumido ese alimento no generó consecuencias negativas.
  2. Aprendizaje social: describe la influencia de la observación de las conductas alimentarias de otras personas en el comportamiento propio. Diversos estudios han descrito la elección que los niños hacen sobre la comida al observar a otros niños o adultos importantes para ellos consumiendo alimentos diferentes como las verduras. Igualmente tiene un papel importante en la elección del alimento la influencia de los medios de comunicación
  3. Aprendizaje asociativo: el aprendizaje asociativo  se refiere a la influencia de factores contingentes sobre la conducta, es decir, aquellas circunstancias que rodean la conducta del comer. Por ejemplo, si se le dice al niño que el postre es el PREMIO por comerse el plato completo o comer más rápido, el niño asociará el postre como una circunstancia positiva y la verdura como una circunstancia negativa. Diversos estudios han demostrado que usar la comida como recompensa puede generar consecuencias negativas sobre las preferencias alimentarias de los niños, así como limitar el acceso a los alimentos.

2.Componente cognitivo:

La escogencia de la comida, según este componente tiene que ver con las creencias que tiene el individuo sobre la comida, la conducta del comer y sobre la salud.

3.Componente psicofisiológico:

Se centra en el concepto de hambre y saciedad: el hambre es el deseo de consumir alimentos, mientras que la saciedad es la motivación para dejar de comer y el sentimiento consciente que se ha consumido suficiente alimento.

 

La construcción del significado de la comida se realiza en tres ámbitos:

1.Identidad Personal:

Los alimentos presentan aspectos de la identidad del sujeto en términos de género, sexualidad, conflicto y autocontrol; por ejemplo, algunas comidas son típicas del género másculino, o se espera que lo sean, como las carnes rojas o la cerveza, mientras que otros alimentos están asociados con el género femenino, como las frutas, las ensaladas y las bebidas ligeras. Frente a los aspectos de la sexualidad, se sabe que hay alimentos que colaboran con la erotización de las situaciones de pareja, o alimentos que influyen en el deseo sexual. En términos de autocontrol, la forma en que las personas se relacionan con la comida da pistas sobre la forma en que manejan sus procesos de autorregulación, la culpa y la capacidad para el aplazamiento del placer.

2.Interacción Social:

Además, el significado de la comida se construye a través de la interacción social, en acciones como la comunicación del amor y del poder. En términos familiares por ejemplo, el compartir comidas específicas según las ocasiones especiales, tienen un significado de consolidación del afecto, así como cuando se elige una persona para invitarla a comer cuando la estamos cortejando. En cuanto a la comunicación del poder, en muchas culturas se sabe que algunas comidas son reservadas para los estandartes del poder como el padre, el rey o el cacique, según sea el caso. Incluso hasta la forma de servirse la comida son discursos que comunican el poder y las relaciones de poder en cada contexto.

3.Identidad Cultural:

Según las creencias religiosas, los estatus sociales y las actividades que se realicen, los significados culturales de la comida cambian. Se conoce de la dieta KOSHER, la cual está relacionada con la población judía, o la resistencia sagrada por parte de los habitantes de India a comer carne de res, entre otros significados culturales religiosos de la comida. Así mismo, el tipo de comida como el acceso a ella, depende también de la clase social y del estrato socioeconómico. Algunos tipos de comida y tipos de fruta tienen carácter exclusivo que marcan la diferencia en su significado.

 

La construcción del concepto de imagen corporal bella o atractiva ha tenido sus cambios a través de la historia. Por ejemplo en el siglo XVII las pinturas de Rubens nos muestran desnudos de mujeres robustas, con caderas anchas y senos grandes. En 1865 una pintura llamada La Olympia de Manet nos muestra una mujer mas delgada comparada con la anterior y en esta época era considerada obscena y desagradable por su delgadez. Luego hay un cambio radical en la concepto de belleza corporal hacia el año 1920 en donde las “flappers” definidas como mujeres muy delgadas, con pocos senos y cadera pequeña era la moda a seguir. Después de la segunda guerra mundial volvimos a la figura de la mujer voluptuosa de senos grandes con dos figuras del cine como Marylin Monroe y Janet Rusell, Posteriormente hacia 1960 nuevamente entra en furor la mujer muy delgada, con senos pequeños denominadas “twigy” y actualmente en los adolescentes es la imagen corporal que continua vigente como el modelo a seguir por considerarse bella y atractiva. Igualmente los cambios han sucedido en el hombre, antes se consideraba una figura masculina atractiva aquel hombre musculoso, fuerte, guerrero, hoy entre los adolescentes  se busca una figura corporal delgada sin tanta musculatura marcada.

Todo esto ha generado a través de la historia una insatisfacción corporal hasta el nivel de llegar a deformar el cuerpo para lograr la imagen semejante al modelo a seguir de la época o incluso de la cultura, para citar algunos ejemplos, los africanos que deforman sus labios y cuello según su tribu, y en la china deforman sus pies para usar un calzado especial y ser sumisas ante sus esposos.

 

4.Familiares

La familia es el primer contacto que el niño tiene con la sociedad. Es el origen de creencias, costumbres, hábitos, es uno de los principales sitios en donde consolidamos nuestra forma de pensar, nuestra personalidad y por tal motivo la influencia que la familia tiene en las preferencias alimenticias y en las conductas hacia la alimentación es muy importante.

Los estudios han identificado como factores de riesgo para trastornos de conducta alimentaria los siguientes:

  • Modelos familiares sobreprotectores, rígidos y exigentes, conflictivos, y poco cohesionados
  • Familias desestructuradas (padres divorciados)
  • Antecedentes familiares de trastornos afectivos y sintomatología obsesivo-compulsiva  de TCA (especialmente en las madres), dieta y/o conducta alimentaria atípica en la familia (preocupación por el peso por parte de los padres), obesidad (especialmente en madres), alcoholismo (especialmente en padres), hábitos alimentarios poco regulares durante la Infancia
  • Profesiones y/o actividades durante la infancia-adolescencia que valoran excesivamente la delgadez y/o el peso
  • Compartir al menos una comida al día en familia se considera un factor protector
  • Situaciones de stress como conflictos de pareja permanente, duelo, separación, divorcio
  • Exigencia de los padres sobre los hijos con respecto a su figura
  • El desinterés de los padres por la salud de sus hijos
  • Abuso sexual, físico o psicológico
  • Baja autoestima

 

Para resumir los factores de riesgo los podemos clasificar en tres grupos: predisponentes, precipitantes y perpetuantes.

Los predisponentes confieren susceptibilidad

  • Ser mujer
  • Antecedente familiar positivo para Anorexia y/o bulimia, Alcoholismo, Depresión
  • Valores Estéticos dominantes
  • Hostilidad con los padres
  • Problema de sobrepeso u obesidad previo
  • Rasgo de personalidad como timidez, baja autoestima; perfeccionismo

 

Los precipitantes interaccionan de tal forma con los predisponentes que condicionan a la persona lo suficiente para decidir que debe perder peso y restringir la ingesta alimentaria.

  • Trauma desfigurador
  • Críticas sobre figura y peso corporal
  • Ganancia de peso a pesar de estar en dieta
  • Incremento del ejercicio
  • Situaciones nuevas y estresantes
  • Aislamiento social
  • Enfermedad Aguda que interfiera la alimentación
  • Contacto sexual Insatisfactorio

 

Los perpetuantes son derivados de las consecuencias multidimensionales del trastorno (físicas, psicológicas y sociales) y son potenciadores de los factores predisponentes y precipitantes.

  • Conflictos intrafamiliares
  • Actividad física excesiva.
  • Carencia de apoyo
  • Consecuencias de la inanición “Etiología multifactorial”

 

PAPEL DEL MEDICO FAMILIAR Y DEL PROFESIONAL EN ATENCIÓN PRIMARIA

 

  • Papel fundamental en la DETECCIÓN PRECOZ, la prevención primaria tiene como objetivo limitar la incidencia de la enfermedad, porque la detección temprana de los TCA  está relacionada con un mejor pronostico
  • La historia clínica es la herramienta fundamental
  • El examen físico puede ser normal en estadios tempranos
  • En los niños y adolescentes el seguimiento al crecimiento y desarrollo, es importante cualquier retraso en este, es un signo de alarma
  • Estar alerta a signos de abuso físico, sexual o psicológico
  • Identificación de grupos de riesgo y modificación de conductas precursoras de trastorno
  • Realizar EDUCACIÓN a la familia sobre estrategias para mejorar la comunicación entre los miembros , resolución de conflictos y mejorar la autoestima del adolescente
  • Realizar una entrevista con el adolescente solo para lograr una buena relación medico paciente y así poder obtener datos confiables que nos orienten a detectar conductas de riesgo

 

Las intervenciones de prevención primaria específicas para los TCA más frecuentes se incluyen en los siguientes 5 tipos: psicoeducacionales, de educación en el criticismo hacia los medios de comunicación (media literacy), técnicas de inducción y disonancia, e intervenciones focalizadas en eliminar los factores de riesgo de los TCA y en fortalecer al huésped.

Para implementar las medidas de prevención primaria existen dos estrategias, que son a su vez complementarias: la estrategia poblacional y la estrategia de alto riesgo. La estrategia poblacional es de tipo general y se dirige a toda la población con el objetivo de reducir el riesgo promedio de la misma. La estrategia de alto riesgo es de tipo individual y se dirige a aquellas personas que más lo necesitan, o sea, a los individuos más vulnerables o que presentan un riesgo especial como consecuencia de la exposición a determinados factores de riesgo.

PRUEBAS DE TAMIZACION PARA LA DETECCION DE TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMETARIA EN ADOLESCENTE

Existen pocos estudios sobre la detección y diagnóstico de los TCA en atención primaria. Las encuestas que existen son herramientas útiles para descartar la existencia de síntomas sospechosos en la primera fase del proceso de cribado en dos etapas, en la cual los que puntúan alto son de nuevo evaluados para determinar si cumplen con los criterios diagnósticos formales del DSM IV.  Los test para la tamización de estos trastornos incluyen preguntas sobre los hábitos personales de alimentación y dieta, peso, ejercicio, menstruación, percepción de la figura corporal, autoimagen, autoestima, uso de drogas, relación con la familia y con los demás sin embargo son muy extensos para realizar durante la consulta. Entre ellos encontramos:

  • BET:  Branched Eating Disorders Test
  • EDDS: Eating Disorder Diagnostic  Scale
  • SED : Survey for Eating Disorders
  • SCOFF: Sick, Control, One, Fat, Food questionnaire
  • EAT:  Eating Attitudes Test
  • EDI: Eating Disorders Inventory
  • BSQ:  Body shape questionary

Para la Anorexia hay 3 encuestas con sensibilidad y especificidad alta  pero con VPP bajo

  • EAT-40
  • EAT-26
  • ChEAT

Para Bulimia hay 2 encuestas con sensibilidad y especificidad alta:

  • BULIT
  • BITE

Actualmente no hay instrumentos de tamización que puedan diferenciar entre los TCA completos y los TCA parciales

En Colombia se realizo un estudio dirigido por la Universidad Autónoma de Bucaramanga en 1995 para validar la encuesta de SCOFF al español y a nuestra población. Los resultados mostraron una sensibilidad del 78.4% IC 95 (64.3 – 88.2), la especificidad de 74,8% IC 95 (68,9 -81,9), VPP 46%, VPN 92,9%. La concordancia prueba-reprueba fue del 91,6%. Las preguntas traducidas al español fueron las siguientes:

  1. ¿Usted se provoca el vomito porque se siente muy lleno?
  2. ¿Le preocupa que haya perdido el control sobre la cantidad de comida que ingiere?
  3. ¿Ha perdido recientemente más de 7 kg en un periodo de 3 meses?
  4. ¿Cree que está gordo(a) aunque los demás digan que está demasiado delgado(a)?
  5. ¿Usted diría que la comida domina su vida?

 

CONCLUSIONES

  1.  El médico de familia debe aumentar la sospecha diagnóstica frente a los trastornos de la conducta alimentaria con el fin de realizar un diagnóstico precoz y tratamiento oportuno.
  2. Educar y anticipar a la familia y al adolescente de los cambios fisiológicos secundarios a la pubertad y de sus repercusiones psico-sociales.
  3. El médico familiar deberá propender por reforzar la autoestima y los mecanismos de auto control en el individuo vulnerable.
  4. Transmitir mensajes a la familia y al adolescente sobre pautas que indirectamente protejan de los TCA
  5. Identificar los posibles grupos de riesgo y modificación de conductas precursoras de trastorno, particularmente el inicio de dietas restrictivas o uso de laxantes
  6. Los adolescentes son un grupo de riesgo para otras enfermedades; por ello la prevención de las conductas de riesgo para desarrollar un TCA, ha de integrarse en la prevención conjunta del hábito de fumar, uso de alcohol, drogas y práctica del sexo seguro.
  7. La encuesta SCOFF es un instrumento breve y sencillo que ha mostrado adecuadas sensibilidad y especificidad para la tamización de la TCA en población de habla inglesa y validada a nuestro  idioma.

 

BIBLIOGRAFIA

  1. Holt et al. Primary Care Practice Addressing Child Overweight and Obesity: A Survey of Primary Care Physicians at Four Clinics in Southern Appalachia South Med J. Enero1 2012
  2. Eric J. Sigel. Trastornos Alimentarios. Diagnostico y tratamiento pediátricos. Capítulo 5. Pág 151-160. 2010.
  3. Guía de Práctica Clínica sobre Trastornos de la Conducta Alimentaria. Ministerio de Sanidad y Consumo, Agència d’Avaluació de Tecnologia i Recerca Mèdiques de Cataluña. Mayo 2009
  4. Treating Eating Disorders in Primary Care. Pamela M. Williams. American Family Physician.Volúmen 77, número 2. Enero 15, 2008
  5. Angela Favaro. Perinatal Factors and the Risk of Developing Anorexia Nervosa and Bulimia Nervosa. Arch Gen Psychiatry. 2006;63:82-88
  6. Germán Eduardo Rueda. Validación de la encuesta SCOFF para tamizaje de trastornos de la conducta alimentaria en mujeres universitarias. Facultad de Medicina Grupo de Neuropsiquiatría Universidad Autónoma de Bucaramanga. Biomédica. 2005
  7. Eating disorders Core interventions in the treatment and management of anorexia nervosa, bulimia nervosa and related eating disorders. Clinical Guideline 9. National Collaborating Centre for Mental Health. NHS. January 2004
  8. Diagnosis of Eating Disorders in Primary Care. Sarah D. Pritts. American Family Physician. Volumen 67. Número 2. Enero 5, 2003.
  9. J. Ogden. Psicología de la alimentación: Comportamientos saludables y trastornos alimentarios. Ediciones Morata.  2003
  10. Christopher G. Fairburn. Risk Factors for Anorexia Nervosa. Arch Gen Psychiatry. 1999;56:468-476